miércoles, 28 de mayo de 2014

Unlocked - John Scalzi

En un comentario anterior sobre la novela ganadora del Hugo 2013, Redshirts, mencioné que esperaba que algún día Scalzi escribiera una novela diferente, sin tanto humor, ya que creo que se está encasillando y me apetecía leerlo en otros registros.
También comentaba que próximamente (en agosto) publicará la novela Lock in , en la que tratará las consecuencias de un virus que afecta a gran parte de la población y que deja al 1% con secuelas: tienen la capacidad de recibir estímulos, pero no pueden dar respuestas. Los afectados pueden oír, ver, oler, sentir, pero no pueden interactuar. Estan encerrados en su cuerpo. Mejor temática para hacer una novela diferente no tendrá.

Según la sinopsis la novela se situará unos 15 años después de la epidemia analizando cómo la sociedad ha integrado a los enfermos y los esfuerzos tecnológicos para hacerles la vida más fácil y conseguir comunicarse con ellos.



Como introducción a la  novela Scalzi acaba de publicar Unlocked: an oral history of Haden's syndrome, un relato largo que, narrado al estilo de un documental a base de entrevistas (al estilo de Guerra Mundial Z), nos explica cómo surgió y se expandió la epidemia y los esfuerzos por ayudar a los afectados en los primeros años. Y sin chistes, oiga! Es una narración "seria", sin diálogos con chascarrillos ni personajes con facilidad para la respuesta graciosa.

En muy pocas páginas Scalzi consigue tocar con éxito, bajo mi punto de vista, temas muy diversos: dilemas morales de ámbito médico, segregación social, novedades tecnológicas, redes sociales y, si me permitís el pequeño spoiler: Robots! 

Vaya, que me ha encantado. El archivo también incluye las primeras páginas de Lock in, cosa que ayuda a que espere la nueva novela con todavía mas ganas.



lunes, 26 de mayo de 2014

La Tierra desprevenida - Orson Scott Card

No puedo evitarlo. Es triste, pero debo aceptarlo. El juego de Ender y La voz de los muertos me marcaron tanto en su momento que acabo leyendo casi todo lo que tenga que ver con Ender, incluso después de prometerme repetidas veces tras grandes desilusiones que no volvería a acercarme a un kilómetro de lo escrito por Orson Scott Card. 
He leído los 4 libros principales protagonizados por Ender y la saga de la Sombra protagonizada por Bean. Me he resistido (temporalmente) a dos libros, uno que sería la continuación más directa de El Juego de Ender, Ender en el exilio, y a la novela corta Guerra de Regalos, ubicada en la escuela de batalla. 
La carne es débil: a las pruebas me remito.
Con estos antecedentes era casi inevitable que la nueva saga de Card, escrita mano a mano con Aaron Johnston, despertara mi interés y acabara cayendo en mis manos, sobretodo después de leer el comentario favorable que le dedicó  Koreander en su blog. (y con el que coincido bastante).

Card sitúa esta nueva saga durante la primera invasión de los insectores (me resisto a llamárlos fórmicos), y, lógicamente, Ender y su cuadrilla no aparecen, cosa que se agradece. Es una novela mucho mas coral respecto a lo que nos tiene acostumbrados Card.
La acción se sitúa básicamente en el cinturón de Kuiper, con dos protagonistas principales. Por un lado Victor, un joven y hábil mecánico perteneciente a la nave minera El Cavador, y por el otro Lem, el heredero de una de las multinacionales mas poderosas de la Tierra, que está en el cinturón de Kuiper para probar un prototipo de "láser de gravedad".  

Hay un tercer personaje, un oficial de un grupo internacional de fuerzas especiales que está formado por los mejores de las fuerzas especiales de diferentes estados. Su trama transcurre en la Tierra, y interpreto que será importante en las continuaciones, pero es totalmente accesoria en la trama de esta primera entrega. (y un poco cansina con tanto supersoldado perfecto)


La novela tiene aspectos muy interesantes, sobretodo relacionados con la cultura de los mineros: pequeños grupos étnicos casi familiares (lo que sería el primer paso de los futuros mundos coloniales :Lusitania, Trondheim, Cataluña...), que intercambian entre ellos jóvenes para evitar problemas genéticos, con pocos recursos y mucho ingenio para suplir las carencias. Me ha gustado también el tratamiento de la gravedad y cómo intentan solucionar los problemas de su ausencia en el metabolismo humano. 
Todos los lectores de Card sabemos que los insectores funcionan como una mente-colmena, pero nunca los habíamos visto en acción. Las primeras tomas de contacto con los alienígenas y su forma de reaccionar frente a las acciones de los humanos protagonistas me han asustado por implacables, y me han dejado con ganas de más. Muy logrado.

El tratamiento de las escenas de acción es seguramente el punto mas flojo de la novela. Algunas escenas se les han ido de las manos, y ni poniendo buena voluntad resultan coherentes en la situación en que se producen.


En resumen: novela de naves espaciales muy entretenida, con detalles de ambientación interesantes, pero con algunas escenas de acción poco creíbles. Me reconcilio con Card, y cuando aparezca en junio la segunda parte de la trilogía, La Tierra en Llamas, seguramente caerá.


lunes, 19 de mayo de 2014

Jack Glass - Adam Roberts

Esta entrada me hace especial ilusión porque es el primer comentario de una novela que hago en colaboración con otro blog. El que sea con el blog Sense of Wonder de Odo, una de las personas con las que mas tiempo hace que estoy en contacto en este mundillo y que me ha apoyado siempre, me alegra todavía más. Lástima que no hayamos atinado del todo en la elección de la novela... En este enlace encontraréis su punto de vista sobre la misma. 

Jack Glass del escritor inglés Adam Roberts es un conjunto de tres relatos que narran la historia de un despiadado y famoso asesino. Ya la primera página del libro, una introducción escrita por el que será el narrador (que pretende hacer de doctor Watson), nos indica que Jack es el asesino en cada uno de los casos, y que la gracia estará en averiguar el cómo, en un claro homenaje a las novelas clásicas de detectives. Este narrador nos comenta que todo está relacionado con el presunto descubrimiento de la posibilidad de viajar mas rápido que la luz. Como frase final de la introducción manifiesta que si la solución del caso no es una sorpresa el narrador habrá fallado. Siento tener que decirle que ha fallado en dos de los tres casos.

Lo mejor de la narración es la ambientación. Nos sitúa en un sistema solar del futuro, dominado después de una guerra por una "familia", los Ulanov, con un rígido sistema legal que no permite la más mínima crítica, y con un conjunto de familias satélite en posiciones menores de poder. Gran parte de la población humana no vive en la Tierra, sino que vive en órbita en hábitats que varían según la clase social. La mayoría de la población vive en pequeños hábitats esféricos, a veces conectados entre ellos por túneles, formados por plástico más o menos transparente.
Esto da pie a otro de los puntos fuertes de la novela, que es el tratamiento de la gravedad. Es una de las novelas que me ha convencido más cómo encara y trata los detalles de vivir en gravedad cero, sin olvidar los problemas derivados de regresar a la Tierra que sufren los  habitantes orbitales. También me ha gustado cómo hipotetiza sobre la evolución y mezcla de las creencias principales de la humanidad, algunas de las que plantea son realmente divertidas.

El primer relato (que es también el más breve), titulado In the Box, es genial. Siete reclusos son abandonados a su suerte en un agujero realizado en un asteroide (y posteriormente sellado), con la maquinaria y suministros necesarios (pero mínimos) para perforar, tener luz, filtrar el aire , calentarlo y hacer crecer alimentos. Cuando se acabe su condena los rescatarán y se llevarán el asteroide para utilizarlo como hábitat. Es un relato duro y con un final sorprendente, tal como nos prometía la introducción. Merece una relectura para acabar de pillar todos los detalles que sólo son detectables una vez conocido el final.

The FTL murders es el segundo relato y nos sitúa en la Tierra, dónde se tiene que celebrar la fiesta de cumpleaños de una de las herederas de una de las familias mas poderosas del Sistema Solar. En los preparativos de la fiesta aparece uno de los criados asesinado. Precisamente la homenajeada es especialista en resolver crímenes en simulaciones virtuales, y encontrar un caso real la satisface por completo. La historia narra las investigaciones del caso mientras Roberts nos ubica en el universo que ha diseñado (en el primer relato muchas cosas quedan en el aire) y los personajes se adaptan a la gravedad terrestre. El ritmo respecto al primer relato disminuye mucho y tienen escasa relación argumental. En este caso he visto venir la sorpresa desde lejos. 

El tercero, The Impossible gun, está ambientado en algunos de los múltiples hábitats esféricos de plástico que orbitan en el sistema solar. Interesante ambientación, pero escaso desarrollo. Poco mas puedo comentar sin entrar en spoilers, ya que sí que está muy relacionado con el segundo a nivel de trama. 

El autor ha despertado mi interés, sobretodo por el primer relato, pero a medida que avanza la novela el ritmo ha ido disminuyendo, y llega a una conclusión poco convincente, con cambios de actitud en los personajes un poco sorprendentes.
Ha planteado un buen escenario, pero se ha quedado a medias a la hora de desarrollar la trama para que luzca del todo. Tampoco me ha convencido la parte científica de la novela, la relacionada con el viaje a mas velocidad que la velocidad de la luz, aunque le reconozco que ha sabido relacionar un par de conceptos con gracia. 
Puede que no lo haya leído en las mejores condiciones (poca continuidad), pero si me hubiese gustado más, hubiese hecho un mayor esfuerzo. Me he quedado con la sensación que el autor promete en distancias cortas y le voy a dar una segunda oportunidad con una recopilación de relatos que, teniendo el nombre que tiene este blog, no puedo dejar escapar. 

miércoles, 14 de mayo de 2014

Autoridad - Jeff Vandermeer

Hola. Si estás aquí supongo que habrás leído Aniquilación, la primera parte de la trilogía Southern Reach. Si no es así, te aconsejo encarecidamente que lo hagas, y que vuelvas si te ha gustado (cosa que no me extrañaría) porque la novela que comentaré en esta entrada, Autoridad, es su continuación y inevitablemente el comentario tendrá spoilers de la primera parte (aunque no de la segunda). 


Vandermeer cambia el punto de vista y sale de la zona X para centrarse en la agencia que gestiona los descubrimientos y las expediciones, Southern Reach.
Va atando cabos de algunos de los misterios de la primera entrega, pero consigue mantener la atmósfera de tensión e incertidumbre y la sensación que están pasando más cosas de las que los protagonistas saben. Tiene mucho más merito, en mi opinión, porque lo consigue situando la acción FUERA del area X. 

El protagonista de la novela es un personaje llamado John Rodríguez, aunque el nombre que utiliza es Control, siguiendo con la dinámica de no utilizar nombres que instauró Vandermeer en la primera parte. Control es el nuevo director de Southern Reach, ya que la antigua directora, que descubriremos en el primer capítulo que era la psicóloga de la expedición 12, está desaparecida. De hecho es la única desaparecida de su expedición, ya que la bióloga, la antropóloga y la geógrafa han regresado de la zona X (del mismo modo que regresó la expedición 11 en la que estaba el marido de la bióloga) y se encuentran bajo custodia en el centro. 

Acompañaremos a Control mientras se familiariza con las instalaciones y el personal (discutiéndose con su adjunta, quien le muestra clara animadversión), se entrevista con las exploradoras que han regresado y simultáneamente aprenderemos muchas más cosas sobre la historia de la zona X, de las diferentes expediciones y de la misteriosa frontera que la separa de nuestra realidad. 

El estilo es el mismo que en la primera novela: capítulos cortos en los que alterna dos situaciones temporales y en algunos utilizando el flashback, en este caso para conocer mejor las motivaciones de Control a partir de su historia personal. 

Una crítica: en algún momento he tenido la sensación que hay un alargamiento innecesario de algunas situaciones que lastran el ritmo de la novela. No es "paginitis", porque la novela es muy breve, y puede que sea intencionado para remarcar alguna situación importante para la trama (que no he sabido detectar), pero hay algunos momentos densos (sobretodo en la parte final), cosa que no pasaba en la primera entrega. Es lógico en parte, porque el escenario no es tan atractivo.

Una recomendación: leer las diferentes novelas bastante seguidas, para no olvidar detalles importantes (aunque puede que sea yo, que me estoy haciendo viejo y pierdo memoria).

Tengo la sensación de que Vandermeer lo tiene todo atado y bien atado, que tiene pensada la solución del misterio al detalle y que nos va soltando (con poca generosidad) las pistas necesarias para mantenernos enganchados. Aunque la novela me ha gustado menos que Aniquilación espero la resolución de la trama en Aceptación con muchas ganas.

domingo, 4 de mayo de 2014

Redshirts - John Scalzi

Tal como comentaba en mi última entrada sobre The Human Division la única novela que me quedaba pendiente de Scalzi era Redshirts. La tenía pendiente porque he leído opiniones muy dispares (como la de Koreander o la de Odo, por poner un par de ejemplos) , que  han provocado que fuera retrasando su lectura. Pero el buen sabor de boca que me dejó The Human Division y unos días con tiempo para lectura fácil han hecho que, en un par de sentadas, haya terminado la novela.
Los Redshirts son los típicos extras de la serie Star Trek que siempre eran los que pringaban en las aventuras de Kirk y sus colegas. Se caracterizaban por el color rojo de su uniforme-chandal-pijama. En esta novela ellos son los protagonistas. Una imagen vale mas que mil palabras.

El arranque es muy prometedor y divertido. Los protagonistas son una nueva hornada de tripulantes en la nave insignia de la flota, la Intrepid. Sus reacciones de sorpresa y incredulidad a la dinámica de la nave referente a las salidas de exploración (un escaqueo generalizado) y las relaciones de la tripulación con los oficiales ( pasar desapercibido para sobrevivir) es lo mejor de la novela. 



El problema es que la situación divertida se alarga en exceso, hasta que deja de ser divertida y pasa a ser un punto surrealista. Es algo que le pasa a menudo a Scalzi, su principal defecto como escritor a mi modo de ver. Lo que sería una buena novela breve pasa a ser una novela correcta. 
A partir de la mitad de la novela la trama creo que se le va de las manos, y la resolución final no me ha satisfecho. Aún así, debo admitir que me ha gustado mas de lo que esperaba, tan pocas expectativas tenía en la novela.
Hay interpretaciones y opiniones para todos los gustos: que si es un homenaje, una parodia, metaliteratura... Mi opinión es que es una crítica pura y dura a los malos guiones de las series de ciencia ficción, sobretodo de la Star Trek clásica. 
He leído comentarios de que es una novela para fans de Star Trek. Seguro que éstos encontrarán referencias que a mi se me han escapado, ya que no soy muy fan de este universo, pero no creo que ellos sean el público objetivo de la novela, ya que hasta cierto punto lo ridiculiza. 

En resumen, una novela divertida, alargada en exceso para mi gusto, que no decepcionará a los fans de Scalzi porque tiene todos los parámetros que caracterizan a sus novelas. Aunque que esta novela sea la ganadora del Hugo y el Locus de 2013 no se si habla mal de los premios o de la cosecha de novelas del 2012.

Tengo ganas de ver a Scalzi en un registro diferente, con menos humor. Su próxima novela, Lock in, va sobre un virus que imposibilita al 1% de la población y la deja sin capacidad  de moverse o responder a estímulos. Veremos si es el momento.