domingo, 19 de julio de 2015

Ecos - Víctor Conde


Desde que ganó el premio Minotauro en 2010 con Crónicas del Multiverso tenía mucha curiosidad por la narrativa de Víctor Conde. El impulso de comprar la novela después de verla en diversas de mis librerías de referencia se enfrió cuando busqué opiniones por internet, de tal forma que acabaron por desanimarme.

Cuando Sportula anunció que iba a publicar en julio su última novela de ciencia ficción, Ecos, decidí que sería un buen momento para descubrir a este autor tinerfeño y lo incorporé en mi larguísima lista de novelas a leer.


Ecos es una space-opera muy interesante que nos sitúa en un futuro lejano en el que la humanidad ha colonizado diversos planetas y satélites del sistema solar, y incluso ha conseguido enviar naves a otros sistemas solares. Desafortunadamente uno de esos sistemas ya está habitado, y con la especie de los Exth se entabla una guerra sin cuartel, en la que no estamos ganando, precisamente, para dominar el universo conocido.
Esta es la parte del world-building, la historia subyacente, que vamos descubriendo poco a poco. Realmente la parte más importante de la trama es la que narra la historia de cuatro niños creados por manipulación genética con la intención de que sean la arma secreta que necesita la humanidad para dar un cambio al rumbo de la guerra. El hábitat en el que los niños crecen, las estrategias para que desenvolupen al máximo sus capacidades innatas y los pensamientos y reacciones (excesivamente humanos a veces) del ordenador principal y los androides que controlan el complejo secreto donde crecen los niños son la parte principal de la historia, y nos son mostradas con mucho detalle. No es así con la parte de la ambientación, que se nos presenta a retazos, de manera desordenada y a ratos incluso un poco confusa. 

La novela me ha gustado bastante, aunque le encuentro algunos puntos flojos, sobre todo relacionados con la parte que no implica a los niños y su crecimiento. Aparte de una primera parte un poco confusa, el principal problema es que parece que el autor no quiera dar importancia al escenario y a la historia previa, realmente interesantes, y cuando es necesaria la información protagonizada por otros personajes la proporciona a cuentagotas, de manera apresurada y casi a desgana. La estructura de la historia falla un poco por este aspecto. 

En resumen: una novela muy interesante, con acción, misterio, buenas ideas y giros sorprendentes en la trama (bien resueltos) y un final muy satisfactorio. El estilo de Víctor Conde me ha convencido. Lástima que no haya acabado de profundizar en la información sobre el world-building, que prometía, y se haya centrado más en una de las partes de la historia dejando la otra a un lado. 

En breve Víctor Conde va a volver a publicar, después de una importante revisión, su novela El tercer nombre del emperador, también con Sportula. Estaré muy pendiente, y con seguridad aparecerá por aquí.

lunes, 13 de julio de 2015

Time Salvager - Wesley Chu (english version)

Disclaimer: English is my third language,  so I want to apologize in advance for there may be mistakes in the text below. If you find any, please let me know so that I can correct it. I'd really appreciate it. Thanks. You can read this review also in Spanish here.

Wesley Chu is a multifaceted writer known for his trilogy about Tao, published by Angry Robots, that has achieved some important awards and nominations including finalist in Goodreads elections in the category of science fiction.
                                            
His latest novel Time Salvager, objective of today's post, has achieved, even before it is published, a film addaptation directed by Michael Bay.

It is understandable, because the novel clearly presents a cinematographic style, which at times is a virtue (the novel has a lot of rhythm and it's very entertaining), and others a defect (because it not deepens in many interesting aspects of the plot). The story takes us to the XXIV century and presents a humanity that has been able to conquer and colonize many of the planets and moons of the solar system, but with a polluted Earth without resources and with much of the population with health and alimentation problems. The protagonist is James, a Chronmen, a time traveler with a mission to move to certain points in history to rescue resources of the past without altering the flow of time. The world-building is really interesting, probably the best aspect of the novel is how Chu creates an attractive mix of dystopia, space-opera and  time travel. In addition, the first third of the story, in which it presents the Chronmen, the company for which they work and the rules they have to enforce in their travels, is highly recommendable.
Too bad that from that point a totally incomprehensible and unjustifiable decision, in my opinion, of the main character (although the author justifies it arguing that we all continually make bad decisions) results in a much more predictable and full of clichés story, with an innocent style much more characteristic of young-adult novels, against which I have nothing, but in this case is not what I expected or what appeared to be offered during the first third of the novel. The end, too open, neither has convinced me.

In short: An entertaining novel, I recommend to read it during the summer, with a very good world-building and presentation of the plot. If you allow me the film comparison, I would say it is a blockbuster with which you will spend a good time, but if the author would have deepened a little more in the plot, the story would be better.

Time Salvager - Wesley chu

Wesley Chu es un polifacético escritor  conocido por su trilogía sobre Tao, publicada por Angry Robots, y que ha conseguido algunas nominaciones a premios importantes y incluso ser finalista en las elecciones de Goodreads en la categoría de ciencia ficción.
                                            

Su última novela Time Salvager, objetivo de la entrada de hoy, ha conseguido que, incluso antes de que sea publicada, se haya acordado su adaptación cinematográfica, dirigida por Michael Bay. Todo un riesgo.

Es comprensible, porque la novela claramente presenta un ritmo cinematográfico, cosa que en algunos momentos es una virtud (la novela tiene mucho ritmo y es entretenida), y en otros un defecto (porque deja en el tintero muchos aspectos interesantes de la trama en los que no profundiza).
La historia nos sitúa en el siglo XXIV y nos presenta una humanidad que ha sido capaz de conquistar y colonizar muchos de los planetas y satélites del sistema solar, pero con una Tierra contaminada y sin recursos y con gran parte de la población con problemas de salud y de alimentación.
El protagonista es James, un Chronmen, un viajero en el tiempo con la misión de desplazarse a ciertos momentos de la historia para poder rescatar recursos del pasado sin alterar el flujo temporal.
La ambientación es realmente muy interesante, seguramente el mejor aspecto de la novela es como consigue una mezcla de distopía, space-opera y viaje en el tiempo muy atractiva. Además, el primer tercio de la historia, en el que nos presenta a los Chronmen, la empresa para la que trabajan y las reglas que deben cumplir en sus viajes, es muy recomendable.

Lástima que a partir de ese momento una decisión totalmente incomprensible y injustificable según mi opinión del protagonista principal (aunque el autor la justifique argumentando que todos tomamos malas decisiones continuamente) derive en una historia mucho más predecible y llena de tópicos, con un estilo inocente mucho más característico de la novela juvenil, contra la que no tengo nada, pero en este caso no es lo que esperaba ni lo que parecía que iba a ofrecer la novela durante su primer tercio. Otro aspecto que no ha ayudado en que mi valoración sea más positiva es que ha tocado demasiado superficialmente algunos de los puntos presentados al principio de la novela, sobretodo en lo referente al pasado de la humanidad (o sea, nuestro futuro). El final, demasiado abierto, tampoco me ha acabado de convencer.

En resumen: Una novela entretenida, recomendable para leer durante el verano, con una muy buena ambientación y presentación de la trama, pero que no acaba de llegar a buen término. Si me permitís la comparación cinematográfica, diría que es un blockbuster con el que pasaréis un buen rato, pero que seguramente no os dejará poso. 

Otras opiniones de la novela: Sense of Wonder (coincidimos mucho, en este caso)