dilluns, 26 d’agost de 2019

Santiago: un mito del futuro lejano - Mike Resnick

Mi experiencia lectora con la obra de Mike Resnick siempre había sido satisfactoria. Ya lo conocía antes de escucharlo en la Catcon de 2017, pero a partir de ese momento mi interés por su obra incrementó de forma exponencial. He leído varios de sus relatos en diversas antologías, y siempre han sido de los que más me han convencido del conjunto. Considero que Kirinyaga es una obra maestra, una lectura imprescindible que ha sido una de las historias que más me ha llegado en los últimos años. Y Marfil, aunque es una obra menor en comparación, es una lectura también totalmente recomendable. Por estos motivos abordé la lectura de Santiago: un mito del futuro lejano, publicada ya hace unos años por NOVA con traducción de Elsa Mateo con muchas ganas. Lamentablemente las virtudes que presenta la novela no compensan los defectos y ha sido una lectura un poco decepcionante.

La novela forma parte del universo Birthright, un inmenso paraguas espacial y temporal en el que Resnick da cobijo a gran parte de su obra de ciencia ficción. La humanidad se ha expandido por la galaxia colonizando muchos mundos y relacionándose (a menudo de forma violenta) con seres alienígenas. La acción principal se desarrolla en el borde más externo de la galaxia, en la frontera interior, donde la civilización no se ha consolidado y prevalece la ley del más fuerte y hay mucho terreno por explorar. En estos confines plagados de ladrones, estafadores, asesinos y cazadores de recompensas hay una figura que destaca sobre las demás: Santiago. Sus acciones delictivas son famosas y han tenido repercusiones en los planetas más civilizados, por lo que el precio de su cabeza es muy elevado. El problema es que muy poca gente sabe quien es y su figura está envuelta en un halo de mito y leyenda. Seguiremos las aventuras de varios personajes en  busca del paradero de Santiago, cada uno con sus motivos personales. 
En el fondo es un Western trasladado al espacio y, aunque el escenario y el planteamiento son interesantes, no acaba de sacarles el jugo. Debido al gran secretismo que envuelve la existencia de Santiago los protagonistas viajan de un planeta a otro siguiendo las pistas que les proporcionan algunos personajes pintorescos de la galaxia. Una y otra vez, de forma que acaba siendo muy repetitivo aunque el autor intente colocar algún mínimo giro en la trama. Dan tantas vueltas y visitan a tantos personajes que los que son interesantes y originales quedan diluidos en el conjunto y no les saca el rendimiento que podrían tener. Creo que la historia tiene mimbres para hacer una buena novela corta, pero en el formato de novela larga es reiterativa.
También me han sacado de la historia los nombres de los personajes. El pájaro cantor, La rosa de los sargazos, La Reina Virgen, El alegre botinero...(¿que caray es un botinero?). Son excesivos y en algunos momentos me han resultado cómicos.
A su favor diré que presenta el estilo típico del autor, basado en los diálogos entre los personajes, aspecto en el que es un auténtico maestro, y que la resolución final también me ha parecido muy correcta, aunque no del todo sorprendente. También me ha gustado el recurso del hilo conductor para presentar a los personajes al inicio de cada capítulo: Orfeo negro, el bardo que escribe canciones sobre todos los personajes pintorescos que aparecen en la novela.
En fin, que hasta el mejor escribano hace un borrón. Aunque esta novela me haya decepcionado un poco continuo muy interesado en la obra de Resnick, y ya estoy esperando una antología de relatos que este otoño Edicions SECC va a publicar en catalán con traducción de Edgar Cotes. Seguro que aparecerá por aquí.

dilluns, 5 d’agost de 2019

La quema de Cíbola - James S.A. Corey

NOTA: Hoy voy a hablar sobre la cuarta novela de The Expanse, de James SA Corey, y en esta entrada es posible que aparezcan comentarios de las novelas anteriores.

Tiene mucho mérito escribir una saga de la envergadura de The Expanse, conseguir mantener el nivel en todos los volúmenes publicados y, además, lograr sorprender al lector. Son novelas sinceras y con pocas pretensiones, block-busters de entretenimiento puro, lecturas desengrasantes, pero también proporcionan momentos de especulación científica y social muy interesantes (aunque no les acaben de sacar todo el jugo. creo que el interés de los autores va por otros derroteros). 
La saga estará formada por nueve novelas (la novena se va a publicar en 2020) y varias novelas cortas situadas entre ellas. En España las publica NOVA con traducción de David Tejera, y ya van por el cuarto volumen, La quema de Cíbola
El aspecto que más me gusta de esta saga es la ambientación. La caracterización del sistema solar colonizado, los conflictos políticos y sociales entre diferentes poblaciones humanas, la vida en las naves espaciales y los hábitats... El elemento de misterio lo proporciona la protomolécula de origen alienígena y sus consecuencias sobre la humanidad y el sistema solar. En esta buena ambientación se ubican aventuras y momentos de acción bastante entretenidos, aunque a veces se alargan en exceso. Seguramente lo que menos me convence es lo que tienen en común todas las novelas: los protagonistas con los que seguimos las tramas, la tripulación de la Rocinante. Sobre todo su capitán, William Holden. La primera novela sirve de introducción al universo y los personajes. En la segunda gana mucho peso la parte científica y en la tercera la parte política y religiosa. Aunque todos estos aspectos están presentes en esta cuarta novela, seguramente el aspecto más importante es el social.
Después de los sucesos acaecidos en la tercera novela, que culmina con la construcción de un portal que permite viajar a otros mundos, se abre un panorama esperanzador para la humanidad: miles de nuevos planetas a colonizar, ya no será necesario vivir en hábitats artificiales. Los sucesos de La quema de Cibola tienen lugar en un planeta similar a la Tierra al que llega una expedición científica-empresarial para investigarlo y explotar algunos de sus recursos. Pero el planeta ya está ocupado por colonos "ilegales" procedentes del cinturón de asteroides, y el conflicto estalla entre las dos facciones. Para mediar entre las dos partes las autoridades deciden enviar a Holden al mando de la Rocinante, una decisión como mínimo cuestionable...
La trama es intrigante y llena de giros sorprendentes, y si a las tensas relaciones entre los humanos le añadimos las sorpresas que depara el planeta y sus habitantes queda un cóctel francamente entretenido. Me he quedado con ganas de que la historia explorase más a fondo la nueva ecosfera y las consecuencias de la entrada de los seres humanos sobre ella. 
Es una característica de la saga que cada novela cuente con nuevos personajes. Los de esta novela me han parecido interesantes (con algún matiz relacionado con los enamoramientos súbitos) y me ha gustado que algunos sean personajes secundarios (muy secundarios) que ya habían aparecido en otros libros. Da consistencia a la ambientación y genera una sensación de planificación, aunque acabes pensando que el universo es un pañuelo. También tiene mérito conseguir caracterizar un personaje que dé más rabia que Holden... Me sorprende que después de cuatro libros  todavía no haya utilizado como personajes de punto de vista a los otros tripulantes de la Rocinante. En este aspecto la serie es más coral.
El epílogo presenta una situación muy interesante para explorar en el quinto libro, Nemesis Games. Espero que pronto aparezca por aquí.