dissabte, 23 de febrer de 2019

El cielo de piedra - N.K. Jemisin

Los tres libros que forman la fantástica Trilogía de la Tierra fragmentada de N.K. Jemisin han conseguido ganar el premio Hugo a la mejor novela en tres años consecutivos, un hecho insólito hasta el momento. La colección NOVA los ha publicado en español con traducción de David Tejera. 

La quinta estación, el primer volumen, me sorprendió gratamente a diversos niveles. La considero una novela de fantasía muy original e innovadora, tanto por su contenido como por la estructura narrativa. Me gustó el estilo (con muchas importancia de las frases cortas y contundentes), la trama, la ambientación, la crítica social y creo que algunos personajes son memorables (aunque la autora los trate realmente mal, sin concesiones). También me sorprendió el uso de la segunda persona cuando narra las aventuras de uno de los personajes principales, Essun. Esta opción es arriesgada, a veces descoloca al lector, pero queda justificada una vez has terminado la saga y, visto con esta perspectiva, creo que también es un acierto. Es de esas novelas que las terminas y te quedas con la sensación que has leído algo importante y que marcará un punto de inflexión en el género

En el segundo volumen, El Portal de los Obeliscos, la sorpresas son menores, el lector ya está familiarizado con el estilo de la autora y domina la ambientación. El detalle que caracteriza a este libro es que comienzan a entreverse algunos aspectos más relacionados con la ciencia ficción que con la fantasía relacionados con el pasado del mundo en el que se localiza la acción  que me dejaron muy intrigado y que provocaron que la novela me gustase mucho. Esperaba con muchas ganas el tercer libro, El cielo de piedra, el objetivo principal de esta entrada, y después de leerlo me quedo con un regusto amargo, ya que es el que menos me ha convencido de los tres. Puede que sea por la expectación, que es mala compañera de lecturas, o que el nivel de las otras novelas era muy alto, o que la manera de solucionar los enigmas que ha ido generando durante la historia no me haya convencido del todo... no sé, pero si que he comprobado que es una sensación que se repite bastante entre mis compañeros lectores.

La novela sigue el estilo de sus anteriores y está dividida en dos tramas. Por una parte sigue el periplo de Essun y la comunidad de Castrima a través de las desoladas tierras de la Quietud, llenas de ceniza después del fenómeno geológico causado por Alabastro (al que se echa en falta) al principio de la saga. Esta parte es de las que más me ha gustado de la novela,  tiene un tono post-apocalíptico que, narrado con la crudeza que caracteriza a la autora, resulta muy convincente. Por otra parte, seguimos el aprendizaje de Nassun mediante un viaje que la llevará a antiguas instalaciones en las que descubriremos el origen de los fenómenos geológicos que asolan el planeta. Intercalando los capítulos de madre e hija hay varios episodios narrados por un extraño personaje, gracias al que descubriremos algunos de los misterios de la que oculta la trama 
Precisamente esta explicación es el motivo principal por el que el final de la saga no me haya convencido del todo. El origen de los obeliscos, la orogenia, los enigmáticos comepiedras, los guardianes del fulcro... algunas de las explicaciones si que me han gustado, pero el conjunto general no. La mezcla final de ciencia ficción y fantasía no me ha acabado de convencer, y eso que despertó mucho mi interés en el segundo volumen. Me resulta más creíble y coherente la trama de la primera novela en que todo tenía un cierto toque mágico. 
Es una lástima que después de haber disfrutado tanto del camino el tramo final no te acabe de dejar satisfecho, pero sería injusto olvidar lo que he disfrutado durante el viaje. Tengo claro que esta leve decepción es una valoración muy personal, y provoca que mi nota final no sea de excelente, pero si de notable alto, por eso os recomiendo la lectura de la saga sin ninguna duda. Me declaro fan de la autora, voy a estar muy pendiente de sus próximas obras. 
Como he hecho con otras sagas, estoy seguro que voy a realizar una relectura de los tres volúmenes de forma continuada, para no perder los detalles que seguramente he perdido debido al espacio de tiempo que he dejado entre las novelas. Ya os contaré.

4 comentaris:

  1. Totalmente de acuerdo en lo que comentas.

    Esta tercera entrega para mi es la más floja sin duda. La parte de Nassun se me hizo insoportable en muchos momentos y las explicaciones, en general no terminaron de convencerme.

    Como dices, el estilo que nos enseñaba la primera novela, de largo la mejor de la saga, me convencía mucho más que los derroteros por los que ha ido el desenlace.

    Una lastima que haya ido de más a menos, de todos modos es una saga muy interesante y recomendable, aunque ni de lejos este último libro se merecía un Hugo.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Ahora no recuerdo con quien competía...pero si, estoy de acuerdo contigo. Se suma todo: valorar la saga en conjunto, el movimiento anti-puppies,...

      Suprimeix
  2. A mí es que me fascinó la ciudad de Syl Anagist, me parece lo mejor de la trama. Tengo que dejarlo reposar un poco y leerme los tres como un todo. Y sin tanto contexto externo, por sí misma.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Si, yo también quiero leerlas de un tirón. Lo de Syl Anagist me gusta, pero todo el tema de la magia que provoca que la Tierra sea un ente consciente me chirría un poco... No acabo de entender lo del contexto externo.

      Suprimeix