dissabte, 29 de setembre de 2018

Irontown Blues - John Varley


Soy un gran fan de la obra de John Varley. Su universo de los ocho mundos (en el que ha ubicado diversos relatos y cuatro novelas) me resulta fascinante. En parte es porque lo descubrí por casualidad, sin ninguna referencia previa cuando pedí prestada en la biblioteca la novela Playa de Acero. El derroche de imaginación y la variedad de situaciones que se plantean en la trama me atraparon, y conecté muy fácilmente con el estilo del autor y su sentido del humor. 
Más adelante leí Y mañana serán clones (una novela también muy interesante) y El globo de oro (seguramente la más floja de las tres).  Las tres historias suceden en el mismo universo y están ligeramente conectadas, pero se pueden leer de manera independiente sin ningún problema.
La premisa de los ocho mundos es que unos alienígenas invadieron la Tierra para salvar a la auténtica vida inteligente del planeta: los cetáceos. Para ello casi exterminaron sin mucho esfuerzo a los humanos residentes en el planeta, pero no molestaron a los pocos humanos que había en las incipientes y dependientes colonias humanas en el sistema solar. Después de muchos años de penurias y esfuerzos la humanidad está instalada en muchos planetas, satélites y planetas menores, con una cultura más o menos común, aunque con particularidades. 
Una de las cosas que más me atrae de este universo es la filosofía de libertad y la capacidad de cambio que tienen los seres humanos. Las modificaciones corporales están al orden del día (incluso el cambio de sexo), la libertad de creencia, incluso la libertad de escoger en que tipo de ambiente simulado quieres vivir (las Disneylandias, uno de los aspectos que más juego le da al autor en sus historias).
Hace unos años leí en el blog de Jean Mallart que Varley planeaba escribir una cuarta novela en esta ambientación, Irontown Blues, y la coloqué rápidamente en mi punto de mira con mucha expectación. Con toda la pena de mi corazón y contra todas mis ganas debo decir que no me ha convencido y considero que es la más floja de todas. Aunque presente los ingredientes que tanto me gustaron en otras de sus obras, creo que no están bien conectados, y la historia es mucho más simple. La brevedad de la novela tampoco ayuda, cuando uno de los puntos fuertes de sus historias son los detalles de la ambientación y las sorpresas que generan. Creo que en algunos momentos peca de precipitación, sobre todo en la resolución de la historia.
Los protagonistas son un par de investigadores privados que viven en la Luna: Bach, un antiguo policía traumatizado por uno de los sucesos que se narra en Playa de Acero, y Sherlock, un sabueso modificado genéticamente. La trama empieza con la clásica llegada de una mujer a su oficina para ofrecerles una investigación, en este caso, sobre un malhechor que infecta deliberadamente a otras personas con una enfermedad incurable parecida a la lepra. La investigación dirigirá a nuestros protagonistas al suburbio de Irontown, donde campan a sus anchas todos los fuera de la ley.
La historia tiene un tono de novela negra y sigue la investigación de los protagonistas, alternando con la historia de Bach y la narración de los sucesos que llegaron a causar su trauma. He comentado previamente que las tres anteriores novelas no estaban conectadas entre sí, en este caso ésta si que está muy relacionada con Playa de Acero y, si no conoces la historia (o no la recuerdas), creo que lo que se narra en Irontown Blues puede llegar a ser confuso en algunos momentos. 
Un punto muy original es que incluye el punto de vista de Sherlock, el sabueso, gracias a la figura de una traductora de pensamientos y sensaciones caninas. La verdad es que es un aspecto divertido, sobre todo en lo que hace referencia a los olores o cuando la traductora incluye notas a pie de página, pero incluso este aspecto me ha acabado cansando un poco al final.
En fin, es una historia entretenida y breve y, si os gusta el universo de los ocho mundos, no creo que llegue a molestaros su lectura. A los muy fans puede que os decepcione un poco, como me ha pasado a mi. Si no habéis leído nada de Varley, no os aconsejo que empecéis por aquí. He leído otras obras del autor recientes y no relacionadas con este universo y tengo la sensación que sus historias son cada vez más ligeras. Entretenidas y divertidas, si, pero no me dejan poso como me pasaba con sus obras anteriores. No me convence esta evolución en su escritura, pero voy a continuar pendiente de todo lo que publique: los buenos ratos que me ha hecho pasar lo merecen. 

dissabte, 22 de setembre de 2018

Ball lightning - Liu Cixin

Los lectores habituales del blog ya conocéis mi fascinación por la obra de Cixin Liu. Lo descubrí con los relatos de The Wandering Earth y ascendió a mi top five particular con la Trilogía de Los Tres Cuerpos. La traducción de esta última obra tuvo mucha repercusión a nivel internacional, y apareció en medios que no acostumbran a hablar de novelas de ciencia ficción y fantasía.

Aprovechando la inercia generada, la expectación y los premios recibidos por el autor,  la editorial Tor ha publicado este agosto Ball Lightning, una novela escrita originariamente en 2005. Aunque es una novela independiente que se publicó en China antes que El Problema de los tres cuerpos (pero se escribió después), guarda una relación tangencial con su famosa trilogía. Confieso que a mi se me ha pasado esta relación y  la descubrí al leer las notas finales del autor. Y eso que comparten algún protagonista, pero ya he declarado en varias ocasiones mi incapacidad total para recordar los nombres chinos de los personajes. La traducción corre a cargo  de Joel Martinsen, que se encargó también de la traducción del segundo volumen de la trilogía. 

 El protagonista de la novela, Chen, presencia en su catorce cumpleaños como sus padres mueren debido a un extraño y misterioso fenómeno atmosférico denominado ball lightning (rayo en bola). Esta situación traumática provoca que Chen consagre su vida al estudio de este fenómeno. Con el tiempo llegará a descubrir que no es el único que está obsesionado con él, y que sus aplicaciones prácticas son notables.
El libro adolece del mismo defecto principal que otras de las obras del autor: el tratamiento de los personajes, muy fríos y que reaccionan de manera muy extraña y poco visceral a los sucesos increíbles que presencian. Esto genera que las relaciones entre ellos y los diálogos sean poco creíbles, demasiado formales. Reconozco que no me ha sorprendido, forma parte del estilo del autor (y seguramente es algo cultural), y siendo la obra contemporánea de El Problema de los tres cuerpos, no esperaba evolución en este sentido.
En el otro lado de la balanza está la gran habilidad de Cixin, su imaginación desbordante y la capacidad de encontrar una y otra vez la forma de dar una vuelta más de tuerca a la historia, de exprimir su jugo hasta la última gota. En obras anteriores esta parte compensaba la primera con creces... en esta novela tengo mis dudas, y mi valoración general es más baja que en otros casos. Me quedo con la sensación que es una obra menor en comparación con otras del autor.

Pero ojo, igualmente considero que es un buen libro y recomiendo su lectura; valorarlo sólo en comparativa con otras obras del autor me parece injusto.  Si os gustó la trilogía, creo que este también os gustará, incluso me atrevo a decir que es más asequible y de lectura más fácil, aunque la física cuántica tenga un gran papel en la trama. 
La historia, con los defectos que he comentado anteriormente, me ha gustado bastante, presenta un sense of wonder diferente, más a pequeña escala que a gran escala (¿o al revés?) con soluciones imaginativas al problema científico que plantea. La forma en que relaciona el mundo micro y macroscópico y el uso de las incertidumbres y el colapso de onda es realmente interesante, aunque reconozco que es un tema que en realidad no domino y puede que me haya colado algún gol.
En fin, que aunque me haya gustado menos que otras de sus historias, creo que es una buena novela y os la recomiendo. Continuaré pendiente de la obra de este fantástico autor. Espero que en breve aparezcan nuevas traducciones al inglés y al castellano.

diumenge, 16 de setembre de 2018

Estació boira - Enric Herce


Enric Herce és un dels autors més interessants del panorama actual de gènere en català. La seva anterior novel·la, Simulacions de vida, publicada per Males Herbes, va ser tot un descobriment. Em vaig alegrar molt quan va ser traduïda al castellà i així va incrementar el seu públic potencial. Avui comentaré la segona novel·la que publica amb aquesta editorial, Estació Boira, molt diferent de l'anterior en temàtica i plantejament, però que estic convençut que tindrà el mateix èxit, o fins i tot més.
Estació boira és una de les múltiples estacions que orbiten al voltant del nostre planeta, submergit en una cruenta guerra mundial. El protagonista de la història és Max, un ex-soldat que treballa com a policia en el departament d'Higiene Ciutadana, coneguts amb el malnom d'escombriaires. La seva funció és controlar que els habitants de l'estació hagin consumit les seves dosis de relev, una droga que frena els impulsos violents. La trama s'inicia amb l'aparició d'una nova droga que neutralitza els efectes del relev i que genera algunes situacions de violència en l'estació.

La història que ens planteja Herce té un marcat to cyberpunk, però també presenta una ambientació distòpica, sobretot quan tracta el que pasa sobre la superfície del planeta, creant una mescla força interessant. En alguns moments resulta inevitable fer comparacions amb alguns clàssics audiovisuals del gènere, com Blade Runner o Altered Carbon. Un aspecte que toca molt bé Hercè és l'aparició de noves tecnologies que s'escampen ràpidament entre els usuaris i les seves conseqüències a nivell social. En aquest cas li toca a una tecnologia que permet reviure els records de l'usuari, el RMM-brance. En alguns moments m'ha fet pensar en productes audiovisuals que analitzen l'efecte de les noves tecnologies, com les adaptacions d'alguns relats de Dick o la fantàstica sèrie Black Mirror. En general crec que és una història a la que se li veuen les referències, però les barreja i les utilitza d'una manera molt personal, donant lloc a un producte original que estic convençut que permetria fer una adaptació televisiva fantàstica.

Un dels aspectes que més m'ha agradat del llibre és la seva estructura sense capítols, fragmentada, fet que fa que la lectura sigui molt àgil i el ritme sigui alt. La trama principal s'intercala amb fragments d'altres històries que ajuden a l'ambientació: memòries del protagonista, declaracions de premsa, entrevistes, informes, diaris... fins i tot el seguiment d'un reality per androides a Mart. A més, Herce va al gra, hi ha poca palla i tota la informació és rellevant. I n'hi ha molta, molts detalls i aspectes que poden semblar sense relació, però que acaben tots lligats de manera satisfactòria. 
En la part negativa el ritme és massa alt en la part final, crec que la història necessitava una mica de pausa per acabar de lligar tots els aspectes, m'han faltat pàgines. I tampoc m'han acabat de convèncer els flashbacks de la història del protagonista com a militar, entenc que hi han de ser, però crec que no s'adiuen amb el to general de la novel·la. 

En definitiva, un llibre que us recomano sense cap mena de dubte. L'he gaudit molt i l'he devorat en pocs dies. Una mescla molt interessant d'història policíaca, cyberpunk, distopia, i anàlisi de les conseqüències de les noves tecnologies a la societat, amb una bona ambientació i una estructura original i que fa molt àgil la lectura. Estic convençut que en sentirem a parlar, i no només en català.

dissabte, 25 d’agost de 2018

La Saga de Geralt de Rivia - Andrzej Sapkowski


La fantasía épica históricamente la he consumido a grandes dosis. Si están publicadas, me gusta leer de una tirada todas las novelas de las sagas que me interesan. El caso de la Saga de Geralt de Rivia, escrita por Andrzej Sapkowski ha sido una excepción, ya que he intercalado otras (muchas) lecturas entre los siete libros de la saga. 
Esto os puede dar una idea de cual va a ser mi valoración general. La palabra que más me viene a la mente cuando pienso en la historia de este carismático brujo es irregular. Muy irregular. Algunos capítulos son fantásticos, tan atractivos que no puedes dejar de leer. Otros son sencillamente soporíferos. Hay un  problema en como enfoca la trama a veces, pero creo que el problema principal es el estilo. 
La estructura narrativa se basa en los diálogos entre los personajes, a menudo ingeniosos, explicando las situaciones des de varios puntos de vista, con saltos en el tiempo. Tiene mérito introducir la ambientación del mundo, la Historia y las conspiraciones políticas utilizando este recurso. Destaco también la variedad de opciones en las que los personajes narran historias de su pasado: conversaciones alrededor del fuego, informes a un superior, interrogatorios, ... las formas son variadas, pero la estructura es repetitiva. Es una lástima que no consiga mantener el ritmo de los capítulos más entretenidos durante toda la saga. La variedad normalmente me gusta en las novelas, pero en este caso creo que penaliza, ya que la capacidad de entretener de los diferentes capítulos es muy diferente dependiendo de cómo y, sobre todo, de quién narre la historia. Los saltos temporales en algunos momentos me han descolocado, y entre un par de volúmenes incluso dudé de si había seguido el orden correcto de lectura.
Por suerte los siete libros de la saga son cortos, entre todos no consigues hacer un par de volúmenes de las sagas de Martin, Sanderson o Rothfuss, por poner algunos ejemplos. Creo que es uno de los motivos por los que no he abandonado la lectura.

Los dos primeros libros son colecciones de relatos que sirven para presentar a los protagonistas principales: el brujo Geralt, la hechicera Yennefer, el bardo Jaskier y la princesa Cirilla (verdadera protagonista de la saga), y para conocer como son y como van a ser sus relaciones. Geralt es omnipresente en estas historias, cosa que cambiará en los libros venideros, en que la historia será mucho más coral. En varios de estos relatos se da una visión peculiar y bastante divertida de historias clásicas como la Blancanieves o la Bella y la Bestia.  
En algún sitio he leído que no es necesario leer estos dos libros para disfrutar de la historia posterior, pero no estoy para nada de acuerdo. Es más, es una piedra de toque importante para descubrir si el estilo del autor os convence y para decidir si queréis aventuraros en una saga de cinco libros, ya que los siguientes volúmenes siguen una trama más definida y enlazada, aunque se mantiene el estilo de capítulos muy diferenciados.  

Tiene mucho mérito como el autor consigue crear personajes odiosos; los malos son muy malos y además caen mal, no hay grises ni medias tintas. El problema es cuando son odiosos los que seguramente no pretendes que lo sean. Aparte del brujo, tengo grandes problemas con los protagonistas principales de la historia. No me caen bien, y sus aventuras, salvo alguna excepción, no acabaron de llamarme la atención ni me atraparon. En cambio, creo que los personajes secundarios, incluso aquellos personajes esporádicos que aparecen muy poco, están muy bien dibujados y el autor consigue, con pocas frases, hacerlos entrañables. Mis favoritos son los enanos.
El lenguaje utilizado a veces también me saca de la historia, pero creo que es más un problema de la traducción que del original. Se nota un esfuerzo del autor por diferenciar el estilo de habla de las diferentes clases sociales, pero en la versión en castellano hay demasiada jerga coloquial y usa palabras demasiado modernas, sobre todo cuando hablan las clases menos ilustradas. 

Otro aspecto que me ha descolocado a veces es el dominio de algunos aspectos científicos, que creo que no acaban de casar con la fantasía de estilo medieval. Los protagonistas hablan de genética (los brujos son mutantes, para empezar), ecología, evolución, fisiología... También se tocan otros temas como la economía o la política, pero estos me los creo más en este tipo de ambientación. Que hablen de hormonas o de genes, me saca un poco de la historia. En cambio si que me ha gustado el uso de la magia para cuestiones poco "épicas", como la sanación o la mejora del atractivo sexual.
Teniendo en cuenta que los primeros libros se publicaron hace más de 25 años, le valoro la valentía en tocar algunos aspectos que no se estilaban en la fantasía de la época (o en la que yo leía en ese momento), como la homosexualidad. 


Ojo, que ahora viene algún spoiler importante. El final de la saga es uno de los aspectos más criticados, y con razón por lo decepcionante que es, pero creo que tiene un motivo. Que Geralt y Yennefer mueran luchando contra el populacho armado con herramientas después de haber luchado contra hechiceros y monstruos poderosísimos tiene una cierta gracia. Me molestó mucho más como termina toda la camarilla de Geralt en el asalto a la torre de Vilgefortz, como si no tuvieran ninguna importancia sus muertes. No acabé de entender este sacrificio, ni las motivaciones de estos personajes durante toda la saga.
Repasando lo que he escrito hasta ahora veo que mis comentarios son mucho más negativos que positivos. Os podríais preguntar porque no abandoné la lectura si todo lo que destaco son fallos. Reconozco que he estado a punto varias veces, pero siempre encontraba un capítulo y un fragmento de la trama que me volvía a enganchar rápidamente. 

No me atrevo a recomendarlo sin reservas, pero en algunos momentos he disfrutado la lectura. Es por eso que voy a copiar un comentario de un compañero de los foros de Sedice que resume con bastante exactitud mis sensaciones finales: De Sapkoski y su Geralt de Rivia nunca le diré a nadie que no le dé una oportunidad, y nunca le diré a nadie que está a la altura de su fama. 
Sé que hay otros libros publicados que actúan como precuela y complementan la saga principal, y incluso el autor ha anunciado que habrá otras obras protagonizadas por el brujo, pero de momento no están en mi lista de lecturas. Si que me apetece ver qué nos depara la serie que está preparando Netflix para 2019 y tengo muchas ganas de ver el reparto. Queda brujo para rato.

Nota final: Si os interesa esta saga os recomiendo escuchar el episodio relacionado del fantástico podcast La órbita de Endor.

dimecres, 8 d’agost de 2018

Trilogía Imperial Radch - Ann Leckie


Este verano me ha dado por las relecturas. En el caso que hoy nos ocupa es un poco obligada, porque ya hacía tiempo que quería leer Misericordia Auxiliar, el tercer volumen de la Trilogía Imperial Radch, de Ann Leckie, pero los dos primeros volúmenes los leí en inglés y ya hace algunos años, y el tercero lo tengo en la versión en castellano publicada por NOVA. Como mi memoria no es la que era,  he optado por la relectura de los dos primeros de la saga también en castellano para situarme mejor.
El tema de la traducción no es un asunto baladí. Uno de los aspectos que caracteriza a la saga es la existencia de humanas modificadas que son controladas por las IA de las naves de combate, las Auxiliares. Las habitantes del Imperio en el que transcurren las novelas, el Radch, no distinguen el género de sus ciudadanas y siempre se refieren a ellas en femenino. A las auxiliares se refieren, en cambio, en género neutro. Esto genera en la lectora al principio algunas dudas, sobre todo por saber el género de algunas de las personajes, que no se descubre hasta que las protagonistas hablan con personas que no pertenecen al imperio, y entonces deben especificar el género para hablar con propiedad. Este y otros aspectos que comentaré luego me llevan a pensar que la traducción no ha debido ser fácil, pero creo que la traductora, Victoria Morera, ha hecho un gran trabajo.

Justicia Auxiliar, la novela introductoria de la saga, es una de las pocas novelas que han conseguido ganar los tres grandes premios de la ciencia ficción: Hugo, Nébula y Locus, con el mérito extra de que era la primera novela de la autora. En esta entrada de  premiosylistas están recopiladas el resto de las pocas novelas que tienen este honor. Entre varios clásicos de la ciencia ficción he encontrado algunas sorpresas, sobre todo en los últimos años.
¿Es una novela tan innovadora y espectacular para merecer los tres premios? En mi opinión no, pero si que es una historia que, con algunos puntos repetitivos y cansinos, se deja leer con gusto. Además tiene la ventaja de que es casi una historia autoconclusiva, y se puede disfrutar sin continuar con la saga. No pasa así con el segundo, que está muy relacionado con el tercero y casi se podría decir que es una novela partida en dos. Yo os recomiendo sin dudas la lectura del primer volumen, y si el estilo y la ambientación os convencen y no os cansan, las otras dos también son entretenidas, aunque el tono de la historia cambia. Justicia Auxiliar es una historia sobre la búsqueda de venganza, con varios escenarios y lineas temporales, y con escenas de acción. Los otros dos volúmenes tienen un tono más parecido a una historia de detectives, con varios misterios de fondo, un solo escenario y una protagonista que desembarca en un lugar que desconoce y que lo revoluciona. Salvando las distancias, en algunos momentos me ha recordado a novelas de Agatha Christie protagonizadas por Miss Marple o Hercules Poirot.

Breq, la protagonista de la saga, es una Auxiliar, pero anteriormente era la IA que controlaba una Justicia (la mayor de las naves de guerra del imperio). Una traición provoca que la nave sea destruida y que Breq sea la única superviviente. La novela está dividida en dos tramas temporales, en una de ellas la nave todavía está funcional, y se da mucha importancia a la multiplicidad de puntos de vista de cada uno de los auxiliares. Después conoceremos a la emperatriz, Anaander Mianaai, que nos proporciona otra visión de la multiplicidad, ya que para regir correctamente el imperio, tiene diversos cuerpos clonados con la misma mente. Esta dualidad es uno de los aspectos que me han parecido más interesantes de la historia, y se complementa con la visión de la omnipresencia de las de las  IA de las naves o de las estaciones espaciales en la segunda y tercera novelas.

Otro aspecto a destacar es la ambientación: un gran imperio humano expansionista, viajes interestelares a través de portales, la existencia de unos misteriosos alienígenas que se nombran varias veces pero que no se dejan ver... Me ha gustado como trata la integración de las culturas de los planetas anexionados al Imperio, y la tendencia que tiene Breq a relacionarse con las etnias o grupos sociales minoritarios y explotados de cada planeta. No es oro todo lo que reluce en el Imperio...

Dentro de la ambientación también incluiría el aspecto más repetitivo de las novelas, los rituales característicos de las Raadchai: los guantes, las medallas, la etiqueta y el tono elegante y respetuoso de las conversaciones, los rituales religiosos... y, sobre todo, el tema del té. 
En la primera novela estos aspectos son importantes en la historia, pero no "molestan", incluso pueden considerarse anecdóticos. En las dos siguientes la presencia de estos detalles se multiplica. Parece que Leckie haya reaccionado a los comentarios que recibió sobre el tema, y si no querías té... pues toma dos tazas. La acción incluso se traslada a un planeta que se especializa en la producción de té... Entiendo que haya lectores que esta repetición de detalles y rituales les saque de la historia.
Breq es una gran amante de la música, y muy a menudo, sin pensar, tatarea canciones. Es otro de los detalles reiterados hasta la saciedad en la saga, pero en este caso no me molesta tanto, ya que a mi me sucede algo parecido, pero silbando en vez de cantando (y si alguien de mi familia o trabajo me oye hacer una crítica del tema me van a tratar de hipócrita).

En resumen, una saga en conjunto un poco irregular, con aspectos interesantes, pero con reiteración de detalles que pueden llegar a sacarte de la historia y a perder el interés. Yo recomiendo sin dudas probar la primera novela, y si el estilo y el tono os gusta, continuar con las dos siguientes, que también se llevaron el Locus

divendres, 3 d’agost de 2018

Colección Soyuz de ediciones el Transbordador - III

Esta es la tercera entrada que dedico a la Colección Soyuz de novela corta de la editorial El Transbordador. Es una colección algo irregular, han publicado ya 14 novelas muy variadas en contenido y según mi opinión, también en calidad. Algunas son muy interesantes, auténticas joyas, y hay otras que no me han convencido nada, pero acostumbro a comprarlas todas igualmente. Hoy voy a comentar un par de las que he leído en las últimas semanas y que creo que os pueden interesar. La primera es una historia correcta, con algún defecto, básicamente relacionado con su longitud, pero de lectura satisfactoria. La segunda es una historia excelente y que no podéis dejar pasar.


En Imagen corporativa José Torres Criado nos sitúa en la época más cruda de la crisis, en una oficina en la que un ambicioso y odioso cargo intermedio aprieta mucho y con muy mala leche a una de sus empleadas, que acaba renunciando a su puesto de trabajo. Posteriormente llega a la oficina la noticia que esta empleada se ha suicidado.
La lectura es intensa, atrapa al lector y lo mantiene en vilo, pero me quedo con la sensación de que la novela está basada en una buena idea, pero que está demasiado alargada. Creo que  le hubiese beneficiado más  el formato de relato que el de novela corta. La introducción me ha gustado, despierta interés y motiva a continuar la lectura,  la resolución también, sorprendente y satisfactoria, pero la parte central no me ha acabado de convencer. El problema de esta parte, en la que el protagonista lo pasa realmente mal, es que en algunos momentos se hace repetitiva. 
El humor en forma de sátira también está presente, sobre todo en los momentos relacionados con el mundo de los coachesLa elección del título, que adquiere todo el sentido una vez finalizada la novela, me ha parecido un detalle genial.

Me ha sorprendido el poco revuelo que ha generado El calígrafo de los cielos, de Ernesto Fernández-Weiss, en los seis meses que lleva publicada. Creo que la idea que motiva la novela es genial, y la historia presenta una mezcla de ternura, costumbrismo, homenaje a la ciencia ficción y humor tan bien conjuntada que la ha convertido en una de mis favoritas a los Ignotus del año que viene (aunque con dura competencia, el formato de la novela corta está en auge y hay historias publicadas este año de gran calidad). 
En 1950 la NASA tiene un proyecto para construir una estación de seguimiento de satélites en España. Varios son los pueblos candidatos, la historia se centra en el pequeño pueblo de Peñalbilla. Los poderes fácticos de la villa (el maestro, el alcalde, el párroco y el sargento de la guardia civil) deciden que, en contra de lo que manda la tradición: historia, comida y vino, lo mejor que puede destacar a su población respecto a sus competidoras es un concurso de novelas de ciencia ficción. La novela sigue a algunos de los habitantes de la localidad mientras buscan ideas y argumentos para sus historias, acordes con sus experiencias cotidianas. La primera historia que aparece sorprende y marca el camino que van a seguir las siguientes. Rápidamente se ve por donde van a ir los derroteros, incluso se vislumbra claramente cual va a ser el final de la historia, pero en este caso el camino es mucho más importante que el destino al que lleva, y la sorpresa no está al final de la novela, sino al final de cada historia de cada protagonista. Hay alguna que está pillada por los pelos, pero la mayoría me han parecido geniales. Es una historia original, muy cuidada, se nota que está hecha con mucho cariño, y me ha sorprendido gratamente. No os la podéis perder.

Continuaré pendiente de las novelas que se publiquen en esta colección, y en unos meses aparecerá otra entrada como esta por aquí.

dilluns, 30 de juliol de 2018

La trilogía de los tres cuerpos (Remembrance of Earth's past) - Liu Cixin

Uno de mis objetivos lectores para este verano era hacer una relectura en castellano de las tres novelas de Remembrance of Earth's past, de Cixin Liu, que NOVA  ha publicado durante los últimos tres años con traducción directa del chino por Javier Altayó (los dos primeros) y Agustín Alepuz (el último volumen). Una vez terminado este fantástico tour de force (las he leído las tres seguidas) me apetece dejar por escrito algunas de las cosas que me han pasado por la cabeza, aunque ya hice una entrada de cada una de las novelas cuando las leí en inglés.  No voy a ser imparcial, Cixin es uno de mis autores favoritos, y cada vez estoy más convencido que esta trilogía se va a convertir en un clásico de la ciencia ficción. 
Voy a empezar por la parte que menos me ha convencido, el tratamiento de los personajes (sobre todo los masculinos, todos muy parecidos) y el estilo de los diálogos. Cuando leí la primera novela en inglés me quedé con la sensación de que las reacciones de los personajes eran muy frías, muy impersonales, así como la mayoría de diálogos entre ellos. Pensé que podía ser debido a la traducción, pero con la edición en castellano me he quedado con la misma sensación. He llegado a la conclusión que es un aspecto cultural, me ha pasado también con otros productos literarios o audiovisuales de origen asiático. Esta sensación se agrava si le añadimos mi incapacidad para recordar y identificar los nombres chinos, sobre todo en el primer libro. No soy el único al que le pasa esto, según he podido comprobar en las redes sociales. Algunos lectores lo consideran tan importante que han manifestado su intención de no continuar con la saga. Espero que no hayan cometido este enorme error, la cosa no hace más que mejorar. Y es que el primer libro, El problema de los tres cuerpos, es introductorio, presenta a los Solarianos y sienta las bases para construir la parte especulativa que será la más importante en los volúmenes posteriores.

En El bosque oscuro y El fin de la muerte el autor introduce los saltos temporales de los protagonistas gracias al proceso de hibernación. Este hecho le permitirá introducir muchas ideas a nivel de tecnología, pero el aspecto que le das más juego creo que es el social. Cada salto implica descubrir sociedades humanas nuevas, con culturas, creencias, modas y visiones diferentes respecto a la historia de la humanidad. 
Los personajes son interesantes y les pasan cosas relevantes (muchas, de hecho, Cixin es inmisericorde con ellos), pero no conseguí empatizar con ninguno. Tengo la teoría que está hecho adrede, que Cixin utiliza a algunos personajes principales únicamente como ayuda al lector, para hacer la historia más llevadera y no utilizar personajes diferentes en cada época, sino el tercer tomo seguramente quedaría un poco inconexo y parecería una narración estilo fix-up. Creo que la idea del autor es que el  personaje principal sea la Humanidad en conjunto, y de forma anónima, para evitar momentos dolorosos a los lectores que empatizan con los personajes. 
Lo que más me fascina y seduce de Cixin es su inventiva. El desparrame de ideas es espectacular, un derroche, Cixin es un malgastador. Con las ideas que sólo utiliza en un par de páginas muchos autores escribirían relatos, incluso novelas. El sense of wonder incrementa en cada volumen, al mismo ritmo que el número de páginas. Y cuando crees que a una situación no puede sacarle más jugo, consigue darle una vuelta de tuerca y crear un giro sorprendente de la trama. Es un genio.

Las grandes estructuras y las nuevas tecnologías sorprendentes y sus consecuencias son habituales en la obra de este autor, y en esta trilogía encontraréis ejemplos que   os van a dejar con la boca abierta y a los que vais estar dando vueltas durante mucho tiempo. También es habitual encontrar en su obra breves historias dentro de la historia principal, el cuento dentro del cuento, creando varias capas de lectura que hacen la experiencia mucho más rica.
Yo lo clasificaría como ciencia ficción hard. Sé que esto puede desanimar a algunos potenciales lectores no habituados a los aspectos científicos, pero creo que el esfuerzo vale la pena y se puede disfrutar igualmente de la trama y de las sorpresas del libro sin que algunos conceptos queden del todo claros. 
No querría terminar sin comentar otro de los aspectos que me ha dejado mucho poso después de la lectura, y son los momentos épicos de la historia. Algunas escenas se leen casi sin respirar y, una vez terminadas, acabas exhausto: batallas espaciales, situaciones en hábitats en órbita, el descubrimiento del concepto El bosque oscuro, movimientos migratorios en la Tierra... han conseguido emocionarme igual que la primera vez que las leí.



En definitiva, que ha sido un placer volver a devorar estos libros, me dais mucha envidia aquellos que os vais a adentrar en sus páginas por primera vez. Encontraréis épica, intriga, giros en la trama, sense of wonder y especulación de alto nivel. Estoy seguro que los vais a disfrutar.

Los que ya los habéis leído os podéis quitar un poco el mono de Cixin en breve, ya que su última novela traducida al inglés, Ball lightning, se va a publicar en agosto. También está prevista la publicación en castellano de la espectacular colección de relatos The Wandering Earth por la editorial Apache, aunque hace tiempo que no oigo hablar de este proyecto

Si lo que queréis es volver al universo de La trilogia de los tres cuerpos NOVA va a publicar en octubre La Redención del Tiempo, de Baoshu, traducida por Agustín Alepuz. En esta "paracuela" el autor narra las aventuras de uno de los protagonistas de El fin de la Muerte. No es Cixin, pero cuenta con un lector interesado, descubrir nuevos autores asiáticos siempre es interesante.