dissabte, 23 de maig de 2020

Mr Mercedes - Stephen King


Después de las buenas sensaciones que me dejó la novela El Instituto y la serie El Visitante me apeteció repescar algunas obras de Stephen King que tenía aparcadas. Me decidí por Mr Mercedes porque descubrí que un personaje que me interesó mucho en El Visitante, la peculiar investigadora Holly Gibney, hacía su primera aparición en esta novela. Era conocedor que había habido alguna polémica con el hecho de que en los libros el personaje sea blanca y en la serie negra. En la serie a mi me funcionó la actriz y el personaje, y consideré que era una polémica de tono racista más que otra cosa. Una vez leída esta novela y conociendo el origen social, familiar, educativo y económico del personaje reconozco que la situación me chirría un poco y puedo entender las posturas contrarias al cambio por parte de sus seguidores. 
Mr Mercedes es una novela negra sin ningún tipo de presencia de lo sobrenatural, cosa poco habitual en la carrera del escritor de Maine. Creo que ha conseguido utilizar tópicos muy habituales de este tipo de género pero dándoles un toque personal y presentando algunos aspectos bastante originales, y el resultado es una historia entretenida y adictiva que recomiendo como lectura ligera.

La historia orbita alrededor de Bill Hodges, un inspector recientemente retirado al que atormenta un caso antiguo que no pudo resolver. Un conductor anónimo embistió con un mercedes robado a un grupo de personas que estaba haciendo cola para entrar a una convención, provocando la muerte de varias de ellas. Divorciado y con una hija con la que mantiene muy poco contacto, entra en una rutina de dejadez personal bastante destructiva, hasta el punto que el suicidio le pasa por la cabeza. Eso cambia en el momento en el que recibe una carta del autor de la masacre que, contra la intención del remitente, le reactiva y provoca que decida volver a investigar el caso por su cuenta. 
La novela sigue el juego del gato y el ratón entre el investigador y el asesino. Me ha gustado que gran parte de la historia se sigue des del punto de vista del antagonista, conociendo su historia, sus motivaciones y sus planes a medida que se le pasan por la cabeza y como los va ejecutando o modificando. En muchas historias de este estilo esto solo pasa al final y gracias a las deducciones del detective, o el villano solo tiene protagonismo en los momentos en que interactúa con el héroe. En esta novela hay dos protagonistas principales, cada uno con su objetivo.
Hodges es un gato viejo, experto en el trato con los mareantes, con pocos escrúpulos y conocedor de muchos trucos, pero necesita de ayudantes para solucionar algunos de los problemas relacionados con el mundo moderno, o sea, con los móviles y con los ordenadores. Se establece así con algunos de los personajes secundarios una relación mixta entre Sherlock-Watson y Maestro-Aprendiz bastante interesante y que tiene algunos momentos muy divertidos y decisivos dentro de la trama.
En definitiva, una lectura entretenida, emocionante y con el estilo adictivo típico de Stephen King que os recomiendo sin duda. 
Con las novelas que me han gustado y que tienen continuaciones acostumbro a acabar las entradas comentando que la segunda parte aparecerá por aquí tarde o temprano. Esta vez no va a ser así, ya que ya he leído la segunda parte, Quien pierde paga (una extrañísima e incorrecta traducción en mi opinión del título original Finders Keepers). Es una historia mucho menor que su predecesora, que podría haber sido una novela correcta si no hubiese forzado la conexión con Mr Mercedes a través de sus protagonistas, que tienen un papel secundario y prescindible. También se presenta en esta segunda parte el eje principal de la tercera novela, Fin de guardia. Ni la presentación ni la sinopsis (a la que no os acerquéis a menos que hayáis leído la primera novela como mínimo) me han atraído, sobre todo porque auguran un giro en el tono general de la saga poco coherente con todo lo escrito con anterioridad. No creo que aparezca por aquí. 

dissabte, 16 de maig de 2020

To be taught, if fortunate - Becky Chambers


To be taught if fortunate no es mi primer contacto con la obra de Becky Chambers. Durante el verano leí la versión en castellano que publicó Insólita con traducción de Alexander Paez de la primera novela del universo de los Wayfarers, El largo viaje a un pequeño planeta iracundo. Es una novela con algunos planteamientos muy interesantes, divertida, emotiva a veces y con un tono optimista que es poco usual en la ciencia ficción. Aunque la lectura me gustó no me motivó lo suficiente para buscar las otras dos novelas situadas en este universo. La pila ya es suficientemente alta. Pero si que me interesé por su nueva novela corta nominada al Hugo y no relacionada con las anteriores, después de ver los comentarios elogiosos de varios de mis compañeros. Coincido con ellos; la he devorado en un par de sentadas, atrapado por las variadas situaciones, preocupado por los protagonistas y gozando con algunos momentos de sense of wonder relacionados con la ciencia que hacía tiempo que no encontraba en una novela. Este año la categoría de novela corta de los Hugo va a estar reñida.


La historia se centra en el viaje de exploración de una nave tripulada al sistema planetario de una estrella situada a varios años de viaje de nuestro planeta. El objetivo es explorar algunos cuerpos del sistema y buscar, identificar y catalogar las posibles especies vivientes, intentando afectarlas lo menos posible. Una de las tripulantes envía un diario narrado en primera persona a la Tierra  de las actividades y sensaciones de la tripulación y de sus descubrimientos. Me ha gustado mucho por la originalidad de como enfoca algunos aspectos científicos relacionados con un posible viaje espacial: la forma en que la tripulación sobrevive durante el viaje en un estado de aletargamiento, o como son los primeros pasos al despertar, tanto a nivel psicológico como físico. El aspecto más destacable sin duda es la opción por la que la autora apuesta  para que los astronautas sobrevivan a las diferentes condiciones del viaje espacial y de los exoplanetas que van a visitar. Una opción basada más en los cambios de las características biológicas de los humanos que en aspectos tecnológicos. Este enfoque me ha recordado en algunos momentos al que escoge Peter Watts en varias de sus novelas, pero con la diferencia que aquí estas modificaciones son reversibles y dan mucho más juego.
Uno de los principales méritos es como consigue presentar una importante variedad de escenarios y de situaciones sin dejar de lado la caracterización de los cuatro personajes y de sus relaciones. Es muy difícil conseguirlo en una novela tan corta. Creo que ha desperdiciado ideas para poder ofrecer un libro más largo o más de un producto, pero no seré yo quien se queje, ya que el resultado final es muy satisfactorio.
También me ha parecido muy original el enfoque de la difícil relación de contacto con el planeta Tierra, con unos 14 años de desfase temporal. 

En fin, que me ha encantado hasta el título, una vez que sé de donde procede. Os la recomiendo sin duda alguna. En mis entradas acostumbro a indicar algunos aspectos negativos de los libros que leo, pero a este el único pero que le voy a reprochar es su longitud, ya que me he quedado con ganas de más. La situación queda cerrada de manera satisfactoria, una continuación no es necesaria, pero si que hay posibilidades a explorar y aquí contaréis con un lector interesado. 
Estoy convencido que lo veremos más pronto que tarde traducido al castellano, a ver qué editorial se lleva el gato al agua.
La narradora al final plantea una pregunta, y le diría que SI, sin duda alguna. Intentaré hacerle llegar mi respuesta, y dentro de 30 años ya os contaré lo que le ha parecido.

Otras opiniones de la novela: Donde termina el infinito, Fantastica ficción

dissabte, 9 de maig de 2020

La Trilogía de Bas-Lag - China Miéville

Hace unos meses terminé la lectura de los tres libros que China Mieville ha ubicado en el fantástico universo de Bas-Lag. Los disfruté mucho, cada uno en su estilo y con matices diferentes, aunque no me atrevo a recomendarlos a todos los lectores sin ninguna reserva. Creo que los he disfrutado más porque los he leído uno después del otro casi sin interrupción; mi memoria lectora no es la que era, y como lector me pone nervioso no recordar detalles de la trama o nombres de personajes. Aunque en este caso este aspecto no es necesario; los tres libros se pueden leer de manera independiente, me atrevo a decir que incluso no pasa nada por saltarse alguno o cambiar el orden de lectura previsto. Cada uno ofrece una historia con suficiente entidad para disfrutarla por separado, pero la experiencia general  creo que es más satisfactoria siguiendo la cronología de publicación y la historia interna de la saga. 



Mi primera experiencia con este universo fue negativa. En mi primer intento de lectura de La Estación de la calle Perdido hace unos años la abandoné después de unas cien páginas. La trama llegó a un punto demasiado surrealista para mi gusto, algo relacionado con unas orugas psicodélicas. Esto me ha pasado a menudo durante la segunda lectura de la saga (y, de hecho, con la obra del autor, en general), pero he aprendido que superar unas páginas que no te convencen en las novelas de Miéville compensa, ya que es muy fácil que las páginas siguientes puedan dejarte con la boca abierta. Con Miéville no hay medias tintas. 
El primer aspecto que cabe destacar es la originalidad de la ambientación. Es muy difícil de catalogar en un subgénero. En este universo extraño y misterioso conviven la magia y la tecnología basada en el vapor. Los seres humanos "normales" comparten ciudades con especies humanoides muy originales y sorprendentes y con humanos modificados contra su voluntad, y todo esto en un escenario de conflictos sociales y políticos, narrando situaciones épicas y espectaculares. Es conocida la tendencia política de Miéville hacia la izquierda radical, y la voz de los pobres, los oprimidos y los marginados de la sociedad que presenta en estos libros siempre está presente.

World of China Mieville by nJooSeguramente lo que más me costó al principio fue imaginar a las razas sintientes no humanas que pueblan bas-lag: los Cactos, los Garuda, los Vodyanoi, las Kephri... cada una con sus  características físicas y sociales  particulares. A medida que la saga avanza aparecen más especies que no están presentes en Nueva Crobuzón y que también son muy originales, como los Anopheli, los Crostrados o los Lanzancudos. Si bien tienen un peso importante en el desarrollo de la trama de la primera novela el protagonismo de personajes no humanos es mucho menor en las dos novelas siguientes. Están presentes, ayudan a la ambientación y a proporcionar algunos momentos memorables dentro de la trama, pero siempre como secundarios. Seguramente me hubiese gustado encontrar más protagonistas principales de estas razas y descubrir su visión de las situaciones que narran las novelas.

Los escenarios son otro aspecto a destacar. En cada novela gran parte de la acción sucede en un escenario muy original que se podría considerar como un protagonista de la historia. En La estación de la calle perdido es Nueva Crobuzón, esa ciudad híbrida, de altas torres y de geografías extrañas, con sus variados distritos y sus vías de ferrocarril elevadas que parece que estén vigilando a la población. La ciudad está presente de manera más o menos importante en las otras dos novelas, pero cada una ofrece otro gran escenario extraño particular. En La Cicatriz es Armada, una enorme estructura flotante frankensteiniana que viaja por los mares del planeta, formada por una agregación de barcos capturados por piratería. En El Consejo de Hierro es un enorme tren que se desplaza lentamente sobre unas desgastadas vías que va dejando atrás y que un atareado grupo de personajes recoge y vuelve a colocar delante de la máquina, como si el tren estuviese volviendo a comer lo que ha excretado (perdón por la comparación escatológica). El gran acierto de estas ambientaciones es que el lector llega a imaginar muchos más detalles y situaciones que los que Mieville realmente describe y propone. 












Tiene el mérito de sembrar pequeñas semillas que después germinan en la imaginación del lector, incluso mucho tiempo después de la lectura, como pasa con algunos alucinógenos. De hecho las novelas tiene un cierto tono lisérgico, con algunas escenas altamente surrealistas y psicodélicas.
Los calificaría como libros fotográficos, me he quedado mucho más con imágenes de algunas situaciones determinadas que con los detalles de la historia, la caracterización de los personajes y el desarrollo de la trama. No estoy diciendo que estos factores no sean importantes durante la lectura, estos aspectos están muy trabajados, pero lo que perdura realmente son las imágenes. La asamblea de los constructos, un tren congelado, una bestia submarina que arrastra una estructura flotante, la creación de gólems y de personas rehechas, las esculturas de las Kephri, los hivernáculos secretos de los Cactos, la embajada del infierno....

No todo van a ser alabanzas. El estilo de Miéville es muy personal y cuesta adaptarse a él, sobre todo en el primer libro. Mi sensación es que los dos libros posteriores son de lectura más fluida, pero igualmente tienen esa irregularidad del autor, con incrementos y bajadas del ritmo constantes. Mi otra objeción principal está relacionada con las escenas de acción,  ya sean las confrontaciones a pequeña escala como las luchas épicas que implican a grandes contingentes. Tengo problemas con este tipo de escenas en la mayoría de novelas, cuesta que me gusten y me enganchen y a menudo me sacan de la historia que me interesa más. En este caso me ha pasado algo parecido, y, además, algunas se solucionan con deus ex machina poco convincentes.

En definitiva, son libros que me han dejado poso y os recomiendo su lectura. Los valoro mucho más ahora que cuando los terminé, eso es que las semillas que el autor ha plantado han ido germinando. Eso sí, el estilo del autor no es fácil y puede costar entrar en la ambientación y en la historia. No son lecturas sencillas, pero el esfuerzo realmente vale la pena. Me encantaría que Miéville volviera a visitar este universo en sus próximos libros.

diumenge, 26 d’abril de 2020

Mitos nórdicos - Neil Gaiman


Soy un gran seguidor de la obra de Neil Gaiman, aunque últimamente no estoy conectando  con sus producciones fuera del mundo del cómic. Después de la ligera decepción de El Oceáno al final del camino tenía ganas de sacarme el mal gusto de boca con Mitos Nórdicos, pero no lo he conseguido. No solo es culpa del libro, una parte es de  mis expectativas, ya que me apetecía y esperaba una novela, pero me he encontrado con una colección de relatos. Voy a intentar no juzgarla por lo que yo tenía ganas de leer sino por lo que he leído. Pero incluso teniendo esto en cuenta, aunque es una lectura entretenida y a ratos divertida, como producto no me ha terminado de convencer y  no me atrevo a recomendarlo sin reservas. Ni a los que sois muy fans de la obra de Gaiman, ni a los que os gustan las colecciones de relatos relacionados entre sí. Ni a los que, como yo, pertenecéis a los dos grupos.

Mitos Nórdicos es un compendio de diversos relatos que narran las aventuras de algunos de los Dioses Nórdicos, con el protagonismo más importante reservado para Thor, Odín y Loki. Conoceremos el origen de la sabiduría de Odín, como se fabricaron la lanza Gungnir y el martillo Mjolnir, las trapacerías de Loki y sus descendientes y diversas situaciones más o menos divertidas y entretenidas que culminan en el inevitable Ragnarok. 
No soy experto en esta mitología; mis conocimientos se basan en obras del mismo Gaiman, como American Gods o Sandman, y alguna cosilla del Thor del universo Marvel. Seguramente por eso me ha entretenido lo suficiente como para terminar la lectura. Creo que pertenezco al público objetivo, ya que interpreto que el libro pretende ser una introducción a este universo mitológico. De hecho, he acabado de entender una de las situaciones que refleja Alan Moore en el cómic Top Ten gracias a uno de los relatos. A los lectores que dominen el tema con más profundidad tengo la sensación que este libro se les va a quedar muy corto. 
Es un libro de lectura ligera gracias a la estructura en forma de relatos. Yo lo he ido combinando con otras lecturas, pero es debido a que las historias no me han acabado de enganchar.
Me cuesta explicar cual es el motivo por el que no me ha convencido: está bien escrito, hay momentos divertidos, los personajes son carismáticos... es una cuestión de sensaciones. No me gusta la poca seriedad que desprenden las historias, los motivos de las situaciones representadas. 
Odín es un Dios todopoderoso y con mucha sabiduría, por la que ha pagado un ojo de la cara, literalmente. Y incluso así le engañan muchas veces y se comporta de forma demasiado "tonta" para ser un Dios. Entiendo que Thor sea más primario, pero Odín... Y el hecho que Loki siempre presente ganas de tocar las narices y continúe viviendo con ellos y repitiendo su papel una y otra vez... Sé que son personajes arquetípicos y que no necesitan motivaciones, son representación directa de algunos sentimientos y actitudes, pero el tono general de la narración no ha conseguido engancharme. En fin, el mejor escribano echa un borrón... 
He visto que Gaiman está escribiendo The Seven Sisters, una nueva historia situada en el universo de Neverwhere, una novela que en su momento dejé pasar y que ha escalado puestos en la pila, a ver si consigue sacarme el mal gusto de boca de una vez. Os tendré informados.

Otras opinones: Sagacomic

dissabte, 25 d’abril de 2020

Hacia las estrellas - Mary Robinette Kowal


Que lo primero que se publique en una saga sea el epílogo es poco habitual. Si que recuerdo novelas originadas a partir de un  relato o una novela corta que luego se alarga a novela y luego incluso a saga, como la de Ender, pero la historia breve siempre era el embrión, no lo que se podría considerar el colofón.
No sé si ha sido premeditado, pero Mary Robinette Kowal lo ha hecho así. Sospecho que a partir del éxito de su premiado  relato The Lady Astronaut of Mars decidió profundizar en la historia y los personajes que presenta explicando sus orígenes. Y ha vuelto a tener éxito, ya que su primera novela situada en este universo, The Calculation Stars, se ha llevado los tres grandes premios internacionales: el Hugo, el Nébula y el Locus. Solo este hecho es suficiente para despertar mi interés, pero se da el caso que el relato me gustó mucho, con lo que las expectativas eran altas. Lo podéis leer en inglés en la página de Tor, y en castellano en la antología A la deriva en el mar de las lluvias, con traducción de Pilar San Roman.


He leído la versión en inglés, pero si os interesa la novela Oz editorial ha publicado recientemente Hacia las Estrellas, la versión en castellano con traducción de Aitana Vega.
¿Es una buena novela? Creo que si. En general me ha gustado lo que explica y como lo explica. La autora ha conseguido emocionarme y indignarme. He comprado la segunda parte, The Fated Sky, con esto creo que os lo digo todo.
¿Es una novela que aporte algo especial al género para que se merezca ganar los tres grandes premios? A mi entender no. Es una ucronia, pero en la que la parte especulativa tiene relativamente poco peso en la historia. No es una obra rompedora ni en trama, ni en estructura ni en estilo. Me quedo con la sensación que uno de los aspectos por los que ha ganado es por la temática feminista más que por lo que ofrece como historia de género de ciencia ficción. También puede ser que la cosecha de ese año de novelas no sea muy espectacular. No las he leído todas, pero las que sí que he leído me han gustado menos que ésta. 
Revisando Premios y listas veo que la las novelas que han conseguido los tres grandes en los últimos años, tampoco son tan revolucionarias. Supongo que hay un factor de suerte y de estar en el momento preciso en el lugar adecuado.

La saga de The Lady Astronaut está formada por varios relatos y cuatro novelas, dos de ellas ya publicadas y otras dos en camino, y está situada en un universo ucrónico en el que poco después del final de la segunda guerra mundial un asteroide impacta cerca de la costa este americana. Los cambios climáticos generados por el efecto del impacto acabarán provocando un efecto invernadero que hará muy difícil la supervivencia de la humanidad en el planeta. La carrera espacial se convierte entonces en una carrera hacia la supervivencia de la especie. La narradora y protagonista principal es Elma York, una mujer peculiar con grandes aptitudes para las matemáticas y que trabaja realizando cálculos en la IAC (Internacional Aerospace Coalition). Además es piloto, y su sueño es llegar a ser astronauta. Su marido Nathaniel es uno de los ingenieros encargados de la construcción de las naves y comparten trabajo y vida matrimonial. La novela narra los inicios de la carrera espacial y los esfuerzos de un grupo de mujeres para poder formar parte del grupo de astronautas.

Gran parte del éxito de la novela creo que es debido a su protagonista. Elma es una mujer fuerte y reivindicativa pero con muchas inseguridades y debilidades. Me ha gustado como la autora construye sus incongruencias, frutos de la época en la que se sitúa la novela, creo que le dan credibilidad al personaje. Defiende los derechos de las mujeres y lucha contra algunos prejuicios de género, pero ella tiene prejuicios similares contra las personas de color. Su marido, en cambio, es un personaje demasiado perfecto: atento, comprensivo, maravilloso... poco realista en la época en la que refleja la novela y bajo la presión a la que está sometido. Es uno de los puntos flojos de la novela, junto con un exceso de chistes fáciles relacionando el sexo con los cohetes o un cierto toque optimista, de buen rollo y de Happy End que no me acaba de encajar con el escenario global en el que se desarrolla la historia. Pero son detalles que no me han sacado de la novela y la experiencia global ha sido satisfactoria.

Ya os comentaré como evoluciona la historia cuando lea la segunda parte de la saga. Si os interesa conocer el estilo de la autora antes de decidiros os aconsejo la lectura del relato Por falta de un clavo, que también ganó el premio Hugo, pero no relacionado con The Lady Astronaut, y que encontraréis en la fantástica web Cuentos para Algernon.

diumenge, 19 d’abril de 2020

El Instituto - Stephen King

En mi juventud devoré casi todas las novelas que Stephen King escribía, recuerdo que mi madre casi me consideraba un adicto. La verdad es que no me faltaba material, era tan prolífico que incluso llegó a publicar obras con un seudónimo. Recuerdo algunos de sus libros con muchísimo cariño, seguramente más por la edad en que los leí y los sentimientos de ese momento vital que no por su calidad literaria, aunque lo considero un gran escritor.  Tiene la capacidad de enganchar al lector explicando situaciones cotidianas, y entonces dar una vuelta de tuerca y hace aparecer algún efecto sorprendente y fantástico, a menudo relacionado con el terror, pero no siempre. 
Esa capacidad siempre me ha fascinado, junto con la habilidad de tocar muchas teclas a nivel literario y casi siempre a gran nivel: sagas, novelas larguísimas, novelas cortas, relatos, terror, fantasía, ciencia ficción, novela negra... incluso algún ensayo. Lo considero un gran referente en la cultura popular de mi generación. Hubo un momento en el que me aparté de su obra y me decanté más por la ciencia ficción y la fantasía, y de las decenas de libros que ha publicado en los últimos años he leído poquísimos. 
Si que he revisitado algunos de sus relatos y he visto varias producciones audiovisuales basadas en su obra, pero he leído más historias de su hijo Joe Hill que de las que ha escrito él. Aún así he estado al tanto de lo que ha ido publicando, y cuando leí la sinopsis de su última novela, El Instituto, me recordó a algunos buenos momentos de juventud y me entraron muchas ganas de leerla.

El Instituto narra la historia de Luke Ellis, un niño de elevadas capacidades intelectuales que, además, tiene leves poderes mentales relacionados con la telequinesia. La trama arranca cuando una noche su familia es asesinada y él es secuestrado y llevado a un misterioso centro llamado El Instituto. En ese centro encontrará a otros jóvenes como él, y le acompañaremos en el descubrimiento de la misteriosa estructura y funcionamiento de las instalaciones y los objetivos de las personas que las dirigen.
La novela toca un par de aspectos que King ya ha tratado en sus obras anteriores. Por un lado los poderes mentales, como en Carrie, Ojos de Fuego o El Resplandor, y por el otro las relaciones de amistad que son tan importantes entre jóvenes preadolescentes, como en El Cuerpo, El Cazador de Sueños o IT. Tiene mérito conseguir narrar de forma convincente este tipo de relaciones durante tantos años y en tantas generaciones. 
El eje del misterio es la existencia y el funcionamiento del centro, con diferentes zonas a las que los residentes son llevados dependiendo del resultado en las sádicas pruebas a los que son sometidos. A mi me ha recordado en algunos momentos a un campo de concentración nazi, pero con una cierta dejadez y relajación.
La novela es muy entretenida y adictiva, he estado atrapado en la lectura intentando saber que les ha pasado a algunos de los protagonistas en las partes misteriosas y desconocidas del complejo. En gran parte del libro seguimos el punto de vista de Luke, pero en la parte final la historia se vuelve coral y narra la acción simultáneamente desde varios ángulos y con un ritmo vertiginoso. La adaptación audiovisual, que ya está prevista, va a ser fácil.

Lo he disfrutado mucho, aunque tenía miedo de no conectar con el estilo del autor después de tantos años. Creo que ha evolucionado en su escritura, en esta novela no ha trabajado tanto la ambientación y la caracterización de los personajes en situaciones "normales" y ha entrado mucho más rápidamente en acción. También  alterna las escenas de forma más rápida, en general tengo la sensación de que el ritmo de la novela es más alto, más típico de un block-buster.
Le pongo algunas pegas, sobretodo relacionadas con el uso de las casualidades y que varias situaciones se resuelven debido a lo buena que es la gente. Lo he visto optimista en este aspecto, y me extraña. Tampoco me ha convencido en exceso la resolución de la trama y la justificación de la existencia del Instituto. Los finales no son el fuerte de King, sus historias siempre se han destacado más por el camino que ofrecen que no por el destino al que llevan.
En definitiva, una lectura muy adictiva y emocionante, que me ha recordado a algunos momentos de mi juventud (ya lejana). Buen ritmo, divertida, emotiva e intrigante. Yo os la recomiendo sin dudas si os apetece este tipo de lectura ligera y desengrasante. Por mi parte , creo que no van a pasar tantos años sin que vuelva a leer al maestro de Maine.

dilluns, 13 d’abril de 2020

Los Juegos de Némesis - James S.A. Corey

NOTA: Hoy voy a comentar la quinta novela de la saga The Expanse y pueden aparecer comentarios sobre las novelas anteriores.

A medida que avanzo en la lectura de los libros que forman la saga The Expanse me doy más cuenta del mérito que representa escribir una saga tan larga utilizando los mismos personajes y conseguir darle a cada volumen un tono diferente y que sea tan entretenido o más que el anterior.  Me sorprende la capacidad de Daniel Abraham y Ty Franck de sacar el jugo al fantástico universo que han creado. 















El objetivo principal de los libros es el entretenimiento, son block-busters literarios, pero también presentan algunos aspectos especulativos muy interesantes. Sobre todo en este volumen el tema que plantea es como cambia la sociedad del sistema solar después del descubrimiento del portal que permite viajar a otros mundos ya terraformados, y el éxodo masivo de habitantes de Marte y de la Tierra hacia estos nuevos planetas. ¿Que pasará con la terraformación de Marte? ¿Cuál sera el futuro de los cinturianos, que no pueden sobrevivir en un pozo de gravedad de un planeta? 
En mi entrada sobre la novela anterior, La quema de Cíbola, comentaba que era una lástima que James Holden sea la única voz visible de los protagonistas principales de la saga, la tripulación de la Rocinante. Uno de los factores que ha provocado que Los Juegos de Némesis me guste más es que se ha convertido en una historia mucho más coral. La tripulación se disuelve y cada personaje viaja a un punto diferente del sistema solar, gracias a lo cual conoceremos parte de su pasado, en algunos casos sorprendente. Es extraño que durante cuatro novelas los autores hayan conseguido caracterizar a los personajes utilizando pocas referencias de su bagaje personal. La manera como se inicia la diáspora de los personajes no me ha convencido, pero entiendo que era necesario situar las piezas en los diversos escenarios de la acción.
También me ha gustado que repesque a muchos personajes secundarios carismáticos de otras novelas y que Holden tenga muy poco protagonismo (el personaje no acaba de gustarme). 
Después de haberse enfrentado a amenazas alienígenas, a viajes a lo desconocido y a la exploración de nuevos planetas las situaciones más mundanas a las que se encaran los protagonistas en este volumen parecen un poco descafeinadas al principio. Luego la cosa cambia, con un giro argumental espectacular y el ritmo se dispara. Hay alguna situación más típica de las películas de la saga Fast and Furious que de esta saga literaria, pero son detalles mínimos que no deslucen al conjunto.

En definitiva, una saga literaria que cada vez me convence más. Los autores siguen la fórmula que tan bien les ha funcionado: diferentes puntos de vista, una fantástica ambientación, aventura y acción, humor, sorpresas y giros argumentales y un buen uso de los cliffhangers entre capítulos. Los ingredientes no son difíciles de encontrar, pero la gracia está en saber combinarlos en las proporciones justas para hacer un producto final tan entretenido y que deje sensaciones satisfactorias.
Tengo la continuación, Babylon's Ashes, preparada en el lector, pero creo que voy a esperar a la publicación de la traducción. He seguido esta saga de la mano de Ty Frank y de David Abraham, pero también de David Tejera, el traductor que ha elegido la editorial NOVA para esta saga. Espero que llegue lo más pronto posible.

dimecres, 8 d’abril de 2020

Made to order - Varios autores

Siempre estoy pendiente de las antologías de relatos que edita Jonathan Strahan. Es una buena manera de estar al caso de la obra de varios de mis autores favoritos de ciencia ficción, ya que son habituales de estos proyectos, y también he descubierto varios nuevos valores a los que he ido siguiendo la pista. Después de dar por terminado el Infinity Project, un proyecto formado por siete libros que trataban sobre diversos aspectos del futuro de la humanidad, la última colección de relatos que ha publicado ha sido Made to Order: Robots and Revolution.
Los robots y su relación con los humanos es uno de los temas que siempre me ha interesado más de la ciencia ficción, así que este libro subió rápidamente a la cima de la pila pasando por delante de Mission Critical, una colección anterior que todavía tengo pendiente. Aunque la antología presenta la irregularidad típica de este tipo de productos la media general es bastante alta y algunos relatos son magníficos. El problema es que no ofrece lo que promete, el título es engañoso. Hay robots, claro, y también hay inteligencias artificiales, cyborgs, modificaciones corporales... pero pocos relatos afrontan el tema de la revolución de estas entidades.
Hay relatos con mucho humor, algunos gamberros,  otros son más reflexivos, incluso hay alguno de poético y emotivo.  Algunos son tan analíticos que parecen pequeños ensayos. Cuando has leído muchas historias sobre esta temática es difícil que te sorprendan algunas cosas, supongo que un lector no tan familiarizado con la ciencia ficción disfrutaría más de esta antología. Pero aunque la premisa principal de algunos de los cuentos no sea original debo reconocer que la mayoría de los autores y autoras han sabido darle una vuelta de tuerca y varios de los relatos me han sorprendido gratamente. Paso a comentar algunos de ellos.
Peter Watts es uno de mis autores favoritos, por eso lo incluyo dentro de esta selección, aunque su historia no está dentro de mis preferidas. Con su complejo estilo característico su relato Test 4 Echo explica la historia de como uno de los robots que están explorando Encelado sufre un accidente que traerá algunas consecuencias inesperadas. 
Brother Rifle de Daryl Gregory es seguramente la historia que tiene una relación más tangencial con el tema de la antología, pero este hombre escribe muy bien y el relato es una delicia. Narra de forma simultánea como un soldado queda herido en una acción de guerra y su proceso de recuperación después de sufrir daños cerebrales importantes.
Ken Liu nos presenta en Idols un relato sobre los posibles usos de los ídolos, unas recreaciones virtuales de las personas a partir de la información que han ido dejando en internet. Hay un episodio de Black Mirror que tiene una temática parecida, pero Liu consigue ir más allá y ofrece muchas más alternativas y reflexiones muy interesantes.
En Bigger Fish Sarah Pinsker presenta una historia de detectives clásica con asesinato imposible, pero con robots. Muy divertida y ingeniosa. También es muy divertido y lleno de ironía el relato Polished Performance, del maestro Alastair Reynolds. En un viaje interestelar de varias décadas el sistema de hivernación falla y los viajeros mueren. Los robots supervivientes tienen que idear un sistema para que en el destino no detecten el fallo y puedan escapar "vivos" del percance. Tienen varias décadas por delante, y mucha capacidad de procesamiento de datos. 
El relato que más me ha sorprendido es Sin Eater, de Ian R. MacLeod, autor con mucha experiencia y del que no había leído nada todavía. El relato trata sobre la trascendencia de la humanidad hacia mundos virtuales, y como un robot asiste en el traspaso del último humano que queda en la Tierra, el Papa de Roma. 
Sofia Samatar ha escrito Fairy tales for Robots,  un relato muy emotivo y documentado.  El día antes de conectar al primer robot de una nueva serie, una de sus programadoras le explica cuentos de la tradición oral humana relacionados con objetos inanimados con su correspondiente moraleja. Es un relato muy elaborado y curioso, en el que me ha sorprendido como enfoca algunas historias conocidas con el mundo de la robótica. En cambio Suzanne Palmer presenta una trama mucho más sencilla en Chiaroscuro in Red, aunque el resultado también es brillante. Un joven estudiante recibe un regalo inesperado por parte de sus padres, la propiedad de un robot que trabaja en una cadena de montaje. El problema es que este robot no está en su mejor momento, y se acerca peligrosamente a la obsolescencia. Divertido y emotivo.

No conecté con el estilo de Brooke Bolander en su novela corta ganadora del Locus y el Nebula, The Only Harmless Great Thing. En cambio su relato  A Glossary of Radicalization es de los que más me ha gustado, y el que da más sentido al título de la antología. Me ha gustado la forma en que plantea como los humanos hemos construido a los robots para poderlos tener controlados, y su proceso de aprendizaje.
En definitiva, una antología recomendable, con muchos relatos que valen la pena,  por encima de la media de las recopilaciones de este estilo, aunque debo reconocer que es uno de los temas con los que yo más disfruto y puedo ser poco parcial. 
El siguiente proyecto de Jonathan Strahan implica un cambio de tercio y entra en el mundo de fantasía con una colección de relatos mucho más extensa y con ilustraciones, The Book of Dragons. Tiene muy buena pinta, estaré pendiente.

dissabte, 4 d’abril de 2020

The doors of Eden - Adrian Tchaikovsky

Cada vez es más difícil seguir la obra literaria de Adrian Tchaikovsky. Toca todos los palos: ciencia ficción, fantasía, novela corta, sagas extensísimas... prolífico y polifacético. Y original en la mayoría de casos, siempre aporta algo extra al género. He leído varias de sus historias y me quedo seguramente con Herederos del Tiempo, aunque la novela que comentaré hoy, The doors of Eden le va a la zaga.


La premisa de la historia es que existen diversos universos paralelos donde la vida en la Tierra ha evolucionado de forma diferente, y que algún suceso desconocido ha provocado que haya brechas entre estas Tierras alternativas a través de las cuales se puede viajar de una a la otra. Lo que comienza como un techno-thriller con mucho ritmo y con variedad de escenarios se convierte en una novela de ciencia ficción de tono clásico con algunos aspectos especulativos muy interesantes. 
Es una novela coral, con varios personajes que protagonizan la acción y que tienen puntos de vista importantes en la trama, factor que favorece al ritmo narrativo. Algunos de ellos tienen apariciones más interesantes que otras, es inevitable. Me ha gustado la naturalidad con la que introduce la diversidad sexual en la novela, sobretodo destaco el papel de un personaje que ha cambiado de género y como reaccionan otros personajes a este hecho. No me ha convencido tanto que personajes que no tengan ningún conocimiento ni habilidad para enfrentarse a las situaciones complicadas que plantea la historia tengan tanta relevancia en la resolución de la trama.
La presencia de interludios en los que se explica como ha evolucionado la vida en algunas de las tierras alternativas es seguramente la parte que más me ha convencido y en la que el autor muestra su capacidad de especulación y su imaginación. Me hubiese gustado que hubiese más escenas de este tipo, se me han hecho cortas.
En cambio alguna parte de la trama se me ha hecho larga; creo que el conjunto mejoraría con algunas páginas menos, sobre todo al principio de la novela, donde hay una cierta reiteración alrededor de uno de los sucesos de la trama. Entiendo que sirve para presentar personajes y para situarlos todos unos cerca de otros, pero afecta al ritmo de la historia. 
Algunos giros de guión se ven venir, pero he de reconocer que las últimas cincuenta páginas me han sorprendido gratamente y me ha gustado mucho la resolución de la novela. En algunos momentos tuve de releer algunas páginas de la parte final porque tenía la sensación que me había perdido algo, pero está todo bien explicado. Si hay algún fallo en este caso no es del escritor, sino del lector que no presta suficiente atención. 
Se puede considerar una obra individual, pero deja suficientes bases para hacer una hipotética continuación sin que sea forzada.

En definitiva, una novela muy entretenida, coral, con ritmo, y que presenta especulaciones a nivel biológico y físico muy interesantes. No hay tanta presencia de arácnidos como nos tiene acostumbrados el autor, pero algún artrópodo si que aparece. Continuaré pendiente de su variada y abundante obra.

Otras opiniones de la novela: Calles de Tinta, Fantástica ficción

diumenge, 29 de març de 2020

5 Cómics - Superhéroes

Continúo con la serie de entradas sobre los cómics que he leído este año. Hoy le toca al género de superhéroes, con seguridad del que tengo más información, pero no precisamente por el mundo del cómic. Mi manía completista me impide entrar con comodidad en cómics protagonizados por personajes que han vivido mil aventuras narradas por guionistas diferentes y que pueden ir conectadas.  ¿Y si me pierdo algo?. Es una estupidez, pero me genera cierta tensión en el momento de la lectura y afecta a la experiencia. Poco a poco me voy curando y voy entrando en algunos universos de superhéroes, pero los cómics que comento hoy, con una excepción, son historias relativamente modernas y con superhéroes nuevos.


En Black Hammer Jeff Lemire presenta un misterio muy interesante, y juega muy bien con los flashbacks y las revelaciones, pero creo que lo alarga demasiado en el tiempo. Después de dos volúmenes mi interés fue decreciendo y no me ha interesado continuar con la historia, aunque no la he descartado del todo.
Un grupo de seis superhéroes vive en un estado de retiro forzado en una granja de un típico pueblo americano. Cada uno lleva este retiro de manera diferente, con resignación, intentado volver a la normalidad... No sabemos porque han llegado a esta situación ni porque no pueden salir de ella. Las revelaciones van llegando con cuentagotas unidas a flashbacks que muestran el origen de los personajes y las relaciones entre ellos. Una de las cosas que destaco más es la diferencia entre las aventuras coloridas y fantásticas de los flashbacks y la gris cotidianidad de su existencia en la granja. En este aspecto influye el dibujo peculiar de Dean Ormston, que con poca cosa consigue narrar mucho y que es poco habitual para ilustrar historias de superhéroes.
Entiendo las buenas críticas que ha recibido esta serie, pero no las acabo de compartir. Hay muchas referencias-homenajes a superhéroes, pero sólo he pillado las más evidentes.


Si hablamos de referencias y homenajes Planetary se lleva la palma. Toda la obra es un continuo homenaje a la cultura popular. No solo aparecen trasuntos de multitud de superhéroes de diversas épocas, en las páginas de esta magna obra de Warren Ellis también tienen cabida Sherlock Holmes, Drácula, James Bond, Verne, Tarzán... Una de las gracias de este producto es identificar estos homenajes y descubrir como los va relacionando todos. El dibujo fotográfico de John Cassaday es un complemento ideal a la historia. 
Elijah Snow es el protagonista principal de la saga, un hombre ya maduro con superpoderes que es contratado por la agencia Planetary, especializada en la "arqueología de lo imposible" y que intenta luchar contra las amenazas de estilo paranormal y supranormal que afectan a nuestro universo. Poco ambicioso, ya véis. El principio es un poco confuso, pero poco a poco las piezas van encajando y la trama va de menos a más.
Me sorprende que una obra de este estilo no sea más conocida fuera del ámbito de los aficionados a los cómics.  Una obra maestra, totalmente recomendable, pero si podéis no la leáis en su versión omminbus (a no ser que necesitéis ejercitar los bíceps). Me encantaría ver una adaptación en formato de serie televisiva, pero creo que la historia es demasiado compleja.

Es muy posible que Top-10 de Alan Moore no entre dentro de la lista de obras más conocidas del barbudo de Northhampton, pero de las que conozco, es una de las que pueden gustar a un público más generalista. Los protagonistas son un equipo de policías de la ciudad de Neopolis, una ciudad donde todos los residentes tienen superpoderes. La variada y carismática plantilla de esta comisaria tiene que enfrentarse a las más variopintas aventuras, siempre con un trasfondo de un  humor blanco bastante sano, aunque a veces con muy mala leche. En la mayoría de viñetas de Gene Ha hay multitud de detalles y de huevos de pascua de otras obras del cómic. No sé donde encontré una definición que le va como anillo al dedo: "Canción triste de Hill Street con superpoderes".
Moore también escribió una precuela situada unas décadas antes que narra la construcción de la ciudad de Neopolis, The forty-niners, y un spin-off humorístico de uno de los personajes, Smax, situado en un mundo de fantasía épica. Son obras interesantes, pero que no llegan al nivel de Top-1o. También existe una continuación con otro equipo creativo, pero os aconsejo que no la toquéis ni con un palo. Es una lástima que un material tan bueno y con tanto potencial no tenga continuidad.


Estuve a punto de empezar a ver la serie televisiva The Umbrella Academy, pero entonces me enteré que estaba basada en un cómic, y decidí esperar a leerlo.
Varios niños nacieron el mismo año con superpoderes. 7 de estos niños fueron rescatados y educados por el millonario Reginald Hardgreeves creando un equipo de superhéroes que lucha para salvar la humanidad. La premisa es interesante y plantea un grupo atractivo de personajes, algunos con poderes bastante originales. La lástima es que la estructura narrativa del primer volumen es algo confusa. La trama está centrada en el presente, pero las idas y venidas en forma de flash-backs para mostrarnos las causas de las difíciles relaciones entre los miembros del grupo no acaban de desvelar los misterios y confunden al lector.
En el segundo volumen la trama es más compleja y aparecen viajes en el tiempo, pero está más bien definida y me ha gustado más, aunque no acabo de conectar con el ritmo narrativo que imprime Gerard Way a sus guiones. Le reconozco la originalidad en algunos planteamientos y que algunos giros argumentales me han sorprendido gratamente, por eso no descarto continuar con la historia y tengo la adaptación  televisiva en el punto de mira.

El cómic que es la excepción a la norma es la miniserie de The Vision creada por Tom King. Si me decidí a darle una oportunidad fue debido a las buenas críticas y a que me aseguraron que no era necesario conocer la mitología del personaje para disfrutar de la historia. Supongo que me ha gustado tanto es porque no es una historia de superhéroes al uso, es una historia bastante triste en el fondo.
En su ansia por conseguir ser humano la Visión ha decidido formar una familia, de forma que ha construido una mujer y un par de hijos mellizos y se han mudado a una urbanización típica norteamericana esforzándose en mantener una vida normal: unos a trabajar, otros al instituto... Lo que más me ha gustado es el contraste entre la seriedad, racionalidad y lógica de los personajes  con las situaciones de humor negro que se generan. El ritmo es lento, pero a mi ha conseguido mantenerme intrigado hasta el último minuto. El dibujo sobrio y poco estridente de Gabriel Hernández Walta ayuda mucho a la ambientación. Ya he echado el ojo a otras obras de Tom King, su estilo me ha intrigado.

dijous, 26 de març de 2020

El mundo de Hann de Ferran Varela

Una de las irrupciones más fulgurantes de los últimos tiempos en el panorama de la fantasía española ha sido la de Ferran Varela con sus novelas publicadas por Ediciones El Transbordador. La mayoría de compañeros que sigo por las redes coincidían en sus valoraciones más que positivas. Debo admitir que hasta hace poco no despertaban mi curiosidad. Había leído un par de historias suyos en las colecciones de relatos que publica Mariano Villarreal, pero no son de los que más destacaría del conjunto. Además, últimamente me cuesta un poco entrar en nuevos universos de fantasía y, sobre todo, no me resultan demasiado atractivos ni las portadas ni los títulos de las novelas. A veces un libro te llama por alguno de estos dos aspectos, en este caso fue al contrario. 
Por suerte esto cambió. Fue debido a una oferta en el formato electrónico de la primera novela situada en el espectacular mundo de Hann, El arcano y el jilguero.  En estos días de confinamiento me apetecía cambiar de dinámica lectora y leí el primer capítulo para probar. Y me enganché. Me enganché de tal forma que ya he devorado todas las historias ubicadas en este fantástico universo y me he quedado con ganas de más. He conectado mucho con el estilo del autor, con las tramas y con el escenario. 

El protagonista principal de la novela es Mezen el Ariete, uno de los altos oficiales del imperio Leenero que está expandiendo sus dominios por el continente de Hann. Su principal cometido es ayudar a rendir las ciudades que se resisten utilizando la guerra psicológica y los métodos más expeditivos de tortura y asesinato. Aunque sus artes sean oscuras, su objetivo principal es evitar al máximo el número de muertes. Seguiremos su periplo por el continente de Hann cumpliendo las órdenes del emperador en un equilibrio muy bien conseguido de aventuras, acción, escenarios naturales atractivos,  intriga y conspiraciones políticas.
La historia está narrada en primera persona (como todas las historias ubicadas en este universo), y los capítulos tienen tramas bastante independientes, casi casi como si fuese una estructura estilo fix-up.
El universo que presenta el autor es rico y con muchos matices, pero es fácil adentrarte en él; no es muy complejo a nivel de razas, mitología y magia, y menos desde que el imperio está uniformizando las estructuras sociales y las creencias. Me ha gustado mucho cómo plantea las estrategias imperiales para ir eliminando los posibles focos de resistencia de las zonas conquistadas.
El personaje de Mezen es uno de los grandes descubrimientos de la novela. Presenta el sadismo y el cinismo de Glotka, la tenacidad y la soledad de Geralt (y su amor por sus monturas) y la inteligencia y agnosticismo de Tyrion Lannister. Pero no es un héroe al uso, las pasa canutas y muchas veces la suerte influye en la resolución satisfactoria de sus aventuras. Los personajes secundarios también están muy bien dibujados, y en algunos casos desaprovechados. Supongo que algunos tendrán más peso en posteriores historias. 
El principal pero de la novela es su conclusión. El final es demasiado apresurado y abrupto para mi gusto. No considero que la historia quede cerrada y creo que una continuación es inevitable y necesaria. Por eso la la novela se convierte en el primer volumen de una saga, con lo que no tengo ningún problema ya que la historia me ha encantado, pero no es lo que se interpreta cuando compras el producto.

Como he dicho con anterioridad el estilo del autor y el mundo que presenta me han enganchado, por tanto me lancé con las historias publicadas en este mismo universo y que no tienen relación directa con El arcano y el jilguero, pero que ayudan a dibujar y detallar el mundo de Hann. Primero leí la historia independiente Las siete cartas, y después los 4 relatos incluidos en el volumen Historias de Hann. Las cinco historias son claros ejemplos de que el autor se mueve con mucha facilidad en la narrativa breve y que tiene una gran capacidad de dibujar personajes y historias atractivas en muy pocas páginas. 
Algunas de las historias podrían estar ubicadas en otras ambientaciones y funcionarían igual, pero las que más me han gustado son las que claramente tienen relación con Hann y profundizan en algunas características o personajes que se han mencionado en la novela. Destaco El guardián de Secretos y El arte del cuentacuentos
En definitiva, un autor a seguir y unas historias totalmente recomendables. Si todavía dudáis, en Lektu podéis encontrar el primer capítulo de El Arcano y el Jilguero, y la historia corta Las siete cartas. Estoy convencido de que si las probáis quedaréis tan atrapados como he quedado yo. 

divendres, 20 de març de 2020

L'home il·lustrat - Ray Bradbury


La ciència ficció en català està en un moment àlgid. Hi ha vàries editorials que estan apostant per traduir novetats i clàssics a la nostra llengua i el panorama d'estils, gèneres i autors és molt ampli. Avui toca parlar de Males Herbes, que ha publicat fa poc la col·lecció de relats de Ray Bradbury L'home il·lustrat, amb traducció de Martí Sales.
El llibre va ser publicat per primer cop el 1951. Aquests gairebé 70 anys es noten, cal que els lectors en sigueu conscients i situeu l'obra en el seu context històric, per evitar algunes sorpreses, ja que hi ha alguns aspectes socials i científics que poden xocar a un lector actual. Els rols familiars, sobretot els de les dones, o el fet que els protagonistes estiguin fumant en totes les situacions possibles són aspectes que sobten molt. Les cases amb totes les funcions automatitzades i que els coets (potser la paraula que més es repeteix en el llibre) pugin i baixin com si res de les superfícies planetàries i els protagonistes s'hi passegin sense problemes, són aspectes tecnològics que li donen a les històries aquell to innocent característic de la ciència ficció més clàssica vista des de la nostra època. 

L'estil de Bradbury és poètic, reflexiu, molt descriptiu. No espereu acció i aventures, però si relats molt imaginatius que aconsegueixen mantenir la tensió i atrapar el lector, i sovint emocionar-lo. Hi ajuda el fet que  són molt breus, no arriben a les 30 pàgines. Els 18 relats són diversos en temàtiques i escenaris, però el planeta Mart té un protagonisme molt important en vàries històries. 
Un parell de relats m'han sorprès per com utilitza la ciència ficció per parlar dels sentiments dels protagonistes i per com aconsegueix tocar la fibra del lector. M'ha recordat molt a l'estil del finat Mike Resnick. Tant en L'Astronauta com en El coet es tracten les relacions entre pares i fills d'una manera memorable i emocionant.
En canvi en altres relats com Hora zero o La Sabana les relacions familiars no acaben gaire bé. El tema de La Sabana m'ha semblat molt actual: els fills d'una família estan obsessionats amb un aparell tecnològic que els permet recrear escenaris de forma molt realista. La sabana africana és el seu escenari preferit, i els pares els volen allunyar d'aquesta tecnologia que els aïlla. Si canviem aquesta tecnologia pel mòbil o la Play Station les reaccions serien molt similars en l'època actual. La història és molt entretinguda i el final molt satisfactori tot i que previsible.
Els viatges en el temps és un dels temes clàssics de la ciència ficció que sempre m'interessa. Ja havia llegit un altre relat de Bradbury relacionat amb aquest aspecte, El so del tro, un dels seus relats més coneguts i adaptats en molts altres medis i formats, no present en el llibre del que parlem. En aquesta col·lecció  trobem una història que fàcilment hi podria anar relacionada, La guineu i el bosc, però que no analitza les conseqüències possibles del viatge del temps sinó explora  com utilitzar-lo per escapar de l'època en la que t'ha tocat viure.
Un altre tema clàssic que apareix en el llibre és el dels robots i les seves relacions amb els humans. En Titelles SA  trobem com la tecnologia permet recrear robots clònics a persones determinades, capaços d'ocupar el seu lloc si és convenient. Westworld fa riure amb la mala llet que destil·la aquesta història.
Acabo amb un parell que m'han generat sensacions desagradables, efecte clarament desitjat per l'autor. Per un costat la solitud infinita i l'egoisme absurd d' El Visitant i per l'altra l'angoixa de sentir-te xop i amarat sota una pluja perpètua que tot ho descoloreix en el planeta Venus al que ens trasllada La pluja infinita

En definitiva, una col·lecció indispensable per tots els amants de la ciència ficció. Bradbury és un dels grans mestres que va obrir algunes portes i va establir alguns temes dels que s'han nodrit desprès molts escriptors. Alguns dels relats que trobareu en aquest llibre són memorables, i estic convençut que en sentirem a parlar en els propers Ictineus.

Altres opinions de la novel.la: El biblionauta