miércoles, 27 de agosto de 2014

La Tierra en llamas - Orson Scott Card

Esta entrada está dedicada a la novela La tierra en llamas, de Orson Scott Card. Es la segunda parte de una trilogía sobre la primera guerra fórmica, o sea que si no has leído la primera parte te aconsejo que no sigas leyendo, ya que en el siguiente comentario habrá inevitablemente spoilers de la primera parte, aunque no de la segunda.


Como ya comenté en la entrada sobre La Tierra desprevenida Card me sorprendió gratamente cambiando un el estilo narrativo al que nos tiene acostumbrandos, con diferentes puntos de vista, múltiples personajes y situaciones diferentes .

Esta vez he estado a punto de no continuar leyendo después del primer capítulo. Hago un resumen: un niño chino, mucho mas listo que todos sus compañeros juntos, tiene que huir de unos matones que acaban rodeándole y, con astucia y habilidad, machaca al jefe de los matones para evitar que le molesten más. Les suena de algo, señoras y señores? 

Una vez terminada la novela creo que tiene sentido este primer capítulo, pero sospecho que desanimará a mas de un lector. Que no sea este vuestro caso, ya que, aunque me ha gustado menos que su antecesora, la novela es suficientemente atractiva si os interesa el universo creado por Card.


Los protagonistas son los mismos que los de la novela anterior: Víctor, el joven minero del cinturón de Kuiper que ha conseguido llegar a la Luna para avisar a la humanidad sobre la amenaza Insectora, Lem Jukes , el hijo sin escrúpulos de un magnate que ha intentado derrotar a la nave insectora sin éxito y  Wit O'Toole, el oficial de las POM que finalmente une su línea narrativa a la historia general.
A estos personajes se les une Bingwen, el niño chino listo del primer capítulo , los pocos supervivientes de la nave el Cavador, personalizados en la madre de Víctor, y Mazer Rackham, que tiene mucho mas protagonismo que en la primera parte de la trilogía.

Utilizando a estos personajes con sus diferentes puntos de vista Card nos proporciona la imagen de la invasión de la Tierra por parte de  los Insectores, que se centra en la zona de China y el sur de Asia, y los esfuerzos de la humanidad para luchar contra esta grave amenaza. La eficacia y implacabilidad de los insectores es uno de los aspectos mas destacables de la novela, realmente acabas con la sensación de que tienen una mentalidad totalmente diferente a la humana. 

Una dificultad añadida a hacer una precuela de una serie tan seguida como la de Ender es sentar las bases de algunos de los puntos clave de la historia futura. La presencia de Bingwen y su relación con Mazer la interpreto como el embrión de la escuela de batalla, y el glaser que está probando Lem Jukes tiene toda la pinta de convertirse en "el pequeño doctor". Son referencias muy evidentes, pero las hace con gracia.

Aunque hay algunas escenas muy poco creíbles, sobretodo la parte de la trama relacionada con Víctor, la novela en general es entretenida, de lectura rápida, y deja las cosas en un punto suficientemente interesante como para que me apetezca leer la conclusión de la trilogía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario