miércoles, 17 de mayo de 2017

Dragon teeth - Michael Crichton


Cuando era pequeño mis primos mayores me prestaban libros de su gran colección de libros de  Historias Selección Bruguera. Descubrí así a Twain, Salgari, Stevenson y, sobre todo, a Verne. Muchas horas pasadas hojeando las páginas ilustradas de estos clásicos de la narración de aventuras. En algunos momentos el último libro "encontrado" del finado Michael Crichton, Dragon teeth, me ha trasladado a esas épocas en las que  me sumergía en aventuras y exploraciones de lugares desconocidos y, posiblemente por eso, lo he disfrutado mucho. También ha ayudado que uno de los temas principales de la historia es la paleontología, una rama científica que me apasiona. 
El protagonista principal de la historia es William Johnson, un indolente y orgulloso joven de clase alta, estudiante en Yale, que, por no ceder en una apuesta, acaba participando en una expedición paleontológica en el lejano oeste en la época de las guerras contra los Sioux y  el establecimiento de ciudades pioneras de buscadores de oro, como Deadwood.
Aprovechando una historia real de rivalidad máxima entre dos paleontólogos americanos, Marsh y Cope, y sus expediciones para  descubrir nuevos fósiles en las regiones del oeste, Crichton consiguió crear una novela de aventuras muy entretenida y adictiva, en la que la evolución del personaje tiene un papel predominante en la trama (com0 pasa en muchas de las novelas clásicas de aventuras). Las apariciones de personajes históricos del ejército americano, escritores y mitos del Wild West como Wyatt Earp aderezan la trama. También me ha interesado la parte más científica referente al descubrimiento, extracción y transporte de las muestras de fósiles recolectadas y a las posturas  de los protagonistas respecto las diferentes teorías evolutivas. 
En su contra, una cierta sensación que es más un esquema que una novela, que le faltan retoques, añadir descripciones de lugares, acontecimientos, sentimientos,...Puede que en esta sensación influya saber que es una novela que ha estado escondida durante mucho tiempo y que cuando el escritor estaba vivo decidió no publicar, por el motivo que sea. 

En definitiva, una novela de aventuras con algún toque de ciencia situada en un escenario histórico muy atractivo, el lejano oeste, que he devorado y disfrutado mucho, pero por razones muy personales, por tanto no me atrevo a recomendarla sin reservas. Tengo curiosidad por saber si Crichton continuará siendo un best-seller casi diez años después de su fallecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario