lunes, 12 de octubre de 2015

El peso del corazón - Rosa Montero


Rosa Montero ha regresado al universo que creó en Lágrimas en la lluvia para seguir contándonos las historias de la detective Bruna Husky, antigua replicante de combate, alta y musculosa, rapada al cero, con un tatuaje que le rodea gran parte del cuerpo, muy mala leche y el tiempo contado.
Considero inteligente la decisión de crear una segunda parte de las aventuras de esta peculiar detective. Como comenté en la entrada que dediqué a la novela anterior el riquísimo escenario que incluye, entre otras muchas cosas, a replicantes, problemas sociológicos y políticos muy interesantes, hábitats en órbita, algunos alienígenas y mutantes y la tecnología de la teletransportación hacia planetas que orbitan estrellas lejanas está muy bien trabajado y seria una pena desperdiciarlo ubicando en él una única historia que, en mi opinión, no acababa de aprovecharlo del todo.

Esta segunda novela que tiene como protagonista a Husky, El peso del corazón, mejora claramente en general a su predecesora, ya sea porque la trama es más interesante (en mi opinión así es, aunque luego matizaré un poco más) o porque no le hace falta introducir info-dumps para explicarnos la cronología del rico universo creado por Montero (uno de los lastres mas importantes que arrastraba la primera novela), aunque estén presentes igualmente como apéndices al final del libro.

La historia comienza cuando Husky regresa de una investigación en las Zonas Cero y casi por accidente acaba sin licencia y como responsable legal de una niña refugiada proveniente de estas zonas. 
A partir de este momento se ve envuelta en un trama compleja y elaborada, muy diferente a la de la primera novela (cosa que se agradece) y que la llevará a salir de Madrid y visitar algunas zonas recónditas del planeta, y incluso a uno de los hábitats orbitales. La acompañan los interesantes secundarios de Lágrimas en la lluvia, aunque con un peso menor.
La novela tiene una base de novela negra con tintes futurísticos, aunque también hay  un intento de hacer  crítica social y medioambiental. El personaje y el universo me gustan y considero que es una novela entretenida, pero peca de algunos de los mismos defectos que presentaba su predecesora. El estilo narrativo no me convence, no sé si son los diálogos, las descripciones o cómo explica las sensaciones de los personajes, pero cuando termino un capítulo siempre me quedo con la sensación de que algo chirría, y no sé explicar el qué. 
Continúo pensando que es ciencia ficción escrita para lectores no acostumbrados a la ciencia ficción. El ritmo es en exceso vertiginoso: la novela es una montaña rusa que tarda muy poco en llegar a su punto más álgido, y a partir de ese momento es un vaivén acelerado en el que pasan muchas cosas y se da mucha información, cuando en ciertos momentos era más importante una pausa y una reflexión sobre lo que se ha narrado (que a menudo es interesante) , y después volver a arrancar. Un detalle final que hace que mi valoración sea menor: algunos de los giros en la trama son poco sorprendentes.

En resumen: una novela de detectives entretenida, con un buen personaje principal y con el punto fuerte de la ambientación en un futuro muy elaborado y con una trama más interesante y variada que la primera novela situada en el mismo universo. Continúo quedándome con la sensación que no le saca todo el jugo que podría ni al personaje ni a la ambientación, y tengo un problema con el estilo de la autora que no sé bien como describir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario