lunes, 27 de marzo de 2017

Los dioses despiertan - Sylvain Neuvel


Una de las novelas que más me sorprendió el año pasado fue Los gigantes dormidos, de Sylvain Neuvel, una hábil mezcla de géneros y temáticas.
La historia nos sitúa en un futuro cercano en el que se descubren diversas partes de la anatomia de un gigante mecánico construido en una extraña y inexplicable aleación metálica. Su descubrimiento y datación rompe todos los paradigmas de la arqueología, de forma que se llega a la conclusión de que son de origen extraterrestre. La novela narra la búsqueda de las piezas, su investigación, ensamblaje y ensayo, mientras las relaciones políticas entre los diferentes países van cambiando a partir de este descubrimiento. La historia se explica a través de entrevistas (de forma mayoritaria), informes de misión, transcripción de grabaciones, entradas de diario personal...Esta estructura es clave para que la lectura sea ágil, entretenida y adictiva.

Hoy os comentaré la segunda parte de esta saga, Los dioses despiertan. ¿Para qué cambiar la fórmula que te ha proporcionado éxito? Neuvel mantiene la misma estructura narrativa y el mismo uso de los personajes. Algunos de los misterios que deja en el aire en la primera parte se solucionan, pero se abren otros de nuevos, mucho más intrigantes. A diferencia de la anterior, que abarcaba un amplio periodo de tiempo, la acción se desarrolla en pocas semanas.
Creo que lo he leído en menos tiempo que el que tardé con la anterior. Lo he devorado, en parte porque ya estaba familiarizado con el escenario y con la estructura y, sobre todo, porque es una historia muy entretenida y adictiva. 
La trama no se centra tanto en la parte política y conspirativa, sino en la parte de la acción y en la parte de la historia de nuestra especie y qué pasó cuándo entramos en contacto con los visitantes alienígenas. Debo reconocer que un par de giros en la trama me han sorprendido gratamente, y considero que Neuvel ha sido valiente y poco conservador: podía haber elegido opciones que le hubiesen hecho más fácil continuar  con la trama, pero ha decidido complicarse la vida. 

Retomamos la historia unos diez años después del final de la primera novela. El equipo de pilotos y científicos continúan estudiando el funcionamiento de Themis, pero con relativamente poco éxito. La acción se desencadena cuando en algunas de las ciudades más pobladas del planeta aparecen de forma súbita una docena de robots gigantes que, mediante el uso de un gas muy tóxico, consiguen eliminar a más del 99% de la población que está en un radio de 20 kilómetros del robot. La historia se centra en la lucha contrarreloj para la supervivencia de la humanidad ante esta amenaza implacable.

En definitiva, una segunda parte que mantiene las virtudes de la primera, de lectura muy ágil y adictiva y un ritmo vertiginoso. Predomina más la parte de la acción que la de la conspiración, pero eso no le quita interés. Soluciona algunos de los misterios de la primera novela, pero abre muchos otros interrogantes. Tengo muchas ganas de continuar con la historia, pero, de momento, no se ha hecho público ni el nombre de la tercera novela, o sea, que tocará esperar.

La novela se va a publicar en inglés el dia 4 de abril, pero muy pocos días después la editorial Stella Maris la va a publicar en castellano con traducción de Juan Gabriel López Guix.

4 comentarios:

  1. Tengo pendiente la primera parte, así que igual me espero un par de meses a que estén publicadas ambas y así me las leo del tirón.

    Saludos y gracias por la info.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esta segunda parte la van a publicar con muy poca diferencia respecto a la versión en inglés. Ya tardas a leer el primero ;)

      Eliminar
  2. Hola :) Me gusta lo que leo. Es bueno saber que Neuvel no ha tirado por lo convencional y ha arriesgado un poco en una trama que aunque estaba manida, era interesante por su formula narrativa. Ganazas de leerlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido que te va a gustar tanto como el primero.

      Eliminar