miércoles, 28 de septiembre de 2016

Entrevista a David Luna

Será por deformación profesional, pero me gusta trabajar por objetivos. Para este año el principal era impulsar la sección de entrevistas del blog, que la tenía (y tengo) muy parada, pero se me ha tirado el tiempo encima. Vamos a darle un poco de vidilla a esta sección con el flamante ganador del premio UPC 2016, David Luna. 
Su obra no es desconocida para mí, primero leí un relato suyo publicado en la recopilación El abismo mecánico  y posteriormente la novela breve finalista del premio Alberto Magno el Ojo de Dios. Es un autor muy interesante con muchas cosas que decir y muchos proyectos que presentar en breve. Os dejo con la entrevista que tuvo la amabilidad de concederme.

DoE: Gracias por responder a estas preguntas David. Llevas relativamente poco tiempo escribiendo, y a lo mejor algunos de los lectores del blog no te conocen. ¿Quién es David Luna?  
 DL: Pues soy un amante de la literatura que decidió dar el salto y comenzar a escribir para participar en concursos primero y terminar publicando después. Todo ocurrió hace unos tres años y medio, cuando me presenté a mi primer concurso literario y lo gané. Eso me impulsó a continuar y, a partir de entonces, no he dejado ni de escribir ni de, por fortuna, ir obteniendo aquello que me propuse.
A parte de lo literario, comentar que trabajo en la Biblioteca Regional de Castilla-La Mancha ubicada en el Alcázar de Toledo (como ves nunca me separo de los libros) y que mis otras grandes pasiones son el cine y viajar, cuanto más lejos, mejor.

DoE: Aunque la literatura no sea tu principal actividad profesional eres un autor bastante prolífico. ¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al día? ¿Eres un escritor caótico o metódico?

DL: Antes era más fácil contestar a esta pregunta. Ahora, con tantas presentaciones, conferencias, convenciones, redes sociales, revisión de galeradas, etc. ya no lo tengo tan claro (risas). Cuando lo comenté, otros colegas me explicaron que el acto de escribir en sí ocupa la mitad del tiempo que le destinas, con suerte. Y es que en la actualidad, el autor debe hacer mucho más que teclear.
En circunstancias normales, empleo unas dos horas al día más o menos. Y lo cierto es que no podría hablar de métodos. Simplemente me lo pide el cuerpo. Necesito escribir.

DoE: ¿Eres un lector habitual de ciencia ficción o fantasía? Si es así, ¿tienes algún referente? ¿Qué autores consideras que te han influenciado?

DL: Yo leo de todos los géneros, pero he de reconocer que la ciencia ficción vence por goleada al resto. Ya no solo porque es con lo que más disfruto, sino porque además me ayuda a nivel profesional.
No soy muy de referentes, pero si tuviera que elegir, diría que Philip K. Dick, Bacigalupi, Stephenson, Gaiman… Cada uno a su modo, aunque al final bebes de todo lo que lees. Y no solo de lo que lees, sino de lo que ves y vives. Si no hay sinceridad en lo que cuentas nadie te creerá. Mentir no es fácil.

DoE: Hace poco la editorial Apache libros publicó tu primera novela, El Ojo de Dios. Para un escritor novel puedo imaginar que es un momento que genera una gran ilusión. ¿Qué sentiste cuando la tuviste en tus manos por primera vez? ¿Ha tenido una buena acogida a nivel de críticas y venta?

DL: Fue una sensación extraña. Como si no terminaras de creértelo del todo. La obra deja de ser tuya una vez que se publica y pasa a ser del lector. Te sientes… desnudo. Piensa que todo el mundo podrá leerla y opinar. No es fácil.
También sientes cierta responsabilidad. Deseas, por aquellos que apostaron por ti, que se venda bien, que nadie pierda dinero. Es una sensación agridulce.
Y sí, la obra está gustando bastante y las ventas van mucho mejor de lo que esperaba. De hecho, ha tenido que reimprimirse. Lo mejor es cuando te llegan comentarios positivos procedentes de personas que no conoces, ya sea a través de Amazon, Goodreads o de las redes. La alegría en esos casos es inmensa. Aunque sin perder de vista que nunca podrás gustar a todo el mundo. Debes mantener la cabeza fría. Ya lo decía Kipling: Si te encuentras con el triunfo y la derrota, trata por igual a ambos impostores.

DoE: ¿Tienes planteado regresar al escenario de la novela de El Ojo de Dios o prefieres que cada historia tenga su universo?

DL: El Ojo de Dios se escribió como una precuela de un relato con el que gané un concurso en la Cadena SER que conmemoraba el 75 aniversario de “La guerra de los mundos” y he escrito otros relatos, todavía inéditos, en ese universo, así que, sin duda, seguiré haciéndolo en el futuro. Mi idea era narrar con diversas historias independientes y a su vez interrelacionadas la historia del intento de conquista y colonización del Planeta Imposible. Pero recalco lo de historias independientes, pues, a pesar de las numerosísimas peticiones por parte de los lectores de una segunda parte para “El Ojo de Dios”, no la habrá como tal. Si leemos la obra con atención, no la necesita. Prefiero que el lector interprete y cree por sí mismo antes que defraudar unas expectativas imposibles de satisfacer. Eso sí, no descarto que Deill Nerv reaparezca. Tal vez, de secundario. Ya veremos. De momento, no hay proyecto Planeta Imposible a la vista.

DoE: Voy a continuar preguntándote por tus sentimientos, David. El pasado viernes 23 de setiembre recogiste el Premio UPC en Barcelona. ¿Puedes explicarnos cómo fue la experiencia?

DL: Una palabra lo describiría: inolvidable. Lo pasé genial. Me trataron muy bien, con mucho cariño, y en especial mi admiradísimo Miquel Barceló. Me recibió con los brazos abiertos y no me dejó solo ni un instante. Es un auténtico sabio, un hombre del Renacimiento. Fue una gozada hablar largo y tendido con él. Para mí fue un sueño hecho realidad. Que fuera el principal responsable de que mi novela se llevará un premio de tanto prestigio para mí incrementa aún más, si cabe, su valor. Lo cierto es que la novela le entusiasmó.

DoE: ¿Cuáles son las temáticas que tratas en Éxodo? ¿Vamos a poder leerla pronto?

DL: Fundamentalmente, la deshumanización de la sociedad, que suelo tratar en mis obras pues me perturba muchísimo.
La obra, que en realidad se titula “Éxodo (o cómo salvar a la reina)”, narra una migración estacional de una comunidad de humanos asentados en un extraño planeta desde hace unos cinco siglos. En ese tiempo han evolucionado a una velocidad inaudita hasta algo distinto, casi inhumano. El protagonista, capitán de la Guardia Real, se resiste a ese proceso al tiempo que intenta mantener con vida a la colonia en un peligrosísimo y frenético viaje hacia la salvación.
Por supuesto, el texto contiene una gran cantidad de lecturas, de críticas y de temáticas secundarias, pero esas prefiero no desvelarlas y así que cada uno pueda interpretar la obra a su modo.
La novela aparecerá, si los plazos se mantienen, para el día del libro de 2017. En digital, se encargará la Universidad Politécnica de Cataluña y, si las negociaciones fructifican y así parece que será, en papel se hará cargo Apache Libros.

DoE: Una más a la pila. De momento tu obra está formada exclusivamente por narrativa breve. ¿Hay alguna razón en especial para haber escogido este formato? Aunque sé que pronto vas a dar el “salto” a la novela. Cuéntanos algo más de este proyecto, por favor.

DL: El formato corto me parece maravilloso. Te permite entregar obras muy dinámicas, pero con posibilidades de profundización. En los tiempos que corren, en que lo breve es premiado, creo que el formato de novela corta debería potenciarse. Además, el relato y la novela corta siempre han sido unos productos muy de la ciencia ficción, que se desarrolló fundamentalmente con estas extensiones a través de las revistas norteamericanas. Para remate, algunos de los grandes premios en España como el UPC mencionado, el Alberto Magno o el Domingo Santos premian este tipo de obras y yo las escribí exprofeso para estos certámenes.
Pero no nos podemos quedar estancados. Este otoño, en efecto, daré el salto al formato largo con la novela “Laberinto Tennen”, que mezclará la ciencia ficción con la fantasía, la aventura con la espiritualidad y la luz con la oscuridad en un futuro donde la Nueva Inquisición ha sumido al mundo en una especie de Neomedievo al prohibir el uso de la tecnología.
Y ya sabes de la calidad de las ediciones de El Transbordador… Estoy deseando que el proyecto vea la luz y poder daros más detalles.

DoE: Más madera... otro más a la pila. He visto en las redes sociales que has comentado que estás trabajando a tope en diversos proyectos, aparte de “Laberinto Tennen”. ¿Nos cuentas algo más?

DL: Muchos, sí. Pronto, creo que en noviembre, mi relato “El prisionero” formará parte de la antología “Sucesos extraños”, basada en la estética de la exitosa “Stranger things” de la mano de Apache Libros.
Ese mismo relato también se está adaptando a cómic por el extraordinario dibujante Edu Quiza. Y bueno, hay otras cosillas que de momento he de reservarme.

DoE: Lástima, no hemos conseguido la exclusiva. No te salvarás de las preguntas en que te obligaré a mojarte, David. ¿Cuáles son los escritores a los que sigues habitualmente, tanto a nivel nacional como internacional? ¿Destacarías alguna novela en concreto de las que has leído últimamente? 

DL: De los internacionales, a Paolo Bacigalupi, Neal Stephenson, Lois McMaster Bujold, Connie Willis, entre otros muchos… Y de los nacionales, a Guillem López, Emilio BuesoJavier Castañeda… uf, la lista sería demasiado extensa.
En cuanto a novelas concretas, me gustó mucho Challenger, de Guillem López, e Iris, de Edmundo Paz Soldán.

DoE: ¿Cómo ves el panorama editorial del género en España? ¿Qué opinas de la aparición de tantas editoriales “pequeñas” que se atreven a publicar nuevos escritores?

DoE: Creo que está extraordinariamente activo. El género suele potenciarse en situaciones de crisis, ya sea por su carácter de evasión en unos casos o de crítica mordaz en otros, y es un auténtico placer que se haya producido un nacimiento masivo de pequeñas editoriales valientes dispuestas a apostar, entre otras cosas, por la literatura patria. Están cubriendo un espectro desatendido y que parece que está dando buenos resultados. Se me vienen a la cabeza Apache Libros, El Transbordador, Dilatando mentes, Aristas Martínez, Nevsky, Palabras de agua, Sportula, Tyrannosarus Books, Cazador de ratas… Sin olvidar la magnífica revista Supersonic. Desde aquí, felicito a sus responsables (¿o es irresponsables?).

DoE: Si quieres añadir algo más...

DL: Tan solo darte las gracias por la entrevista y por el trabajo que llevas a cabo en tu estupendo blog. Necesitamos a más gente como tú.
Y por supuesto, animar a todos a que lean género en español. 

DoE: Muchas gracias, David. Te deseo muchísima suerte con tus nuevos proyectos.

2 comentarios:

  1. Gran entrevista. Justo ayer o antes de ayer llegue al autor con la portada de Laberinto Tennen que me pareció una gozada, y ahora un placer poder conocerlo un poco más. Le pondré los ojos encima :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le tengo más ganas a la novela breve que ha ganado el UPC. Es un autor muy interesante.

      Eliminar