sábado, 1 de octubre de 2016

Death's end - Liu Cixin

Todo lo bueno se acaba. Llevo tres años disfrutando con la fantástica saga de ciencia ficción Remembrance of Earth's past, de Liu Cixin, esperando con muchas ganas la aparición del siguiente volumen y finalmente ya he terminado el tercero, Death's End. La verdad es que me ha dejado con una cierta sensación de vacío, señal que la lectura me ha impactado. 
Es muy difícil comentar el argumento de la novela sin entrar en spoilers de las anteriores, por lo tanto voy a limitarme a expresar mi opinión.
Es un novelón; el mejor de los tres y una de las mejores novelas de ciencia ficción que he leído en mucho tiempo.
La historia tiene muchos puntos fuertes, pero si tengo que destacar alguno es la capacidad de especulación que tiene Cixin, la habilidad para hacer creíbles las situaciones más imaginativas y dar vueltas sobre ellas analizando causas y consecuencias y proporcionando detalles. Luego, aunque no son menos importantes, destacaría las características que son marca de la casa en este autor y que lo han convertido en uno de mis favoritos: imaginación a raudales, grandes estructuras, explicaciones científicas rayando a la ciencia ficción hard, giros sorprendentes en la trama, y la capacidad de explicar muchísimas historias dentro de la trama principal, el cuento dentro del cuento, lo que proporciona diversas capas a la lectura, haciéndola mucho más rica.
Un poco a regañadientes voy a hacerle un reproche a la novela, que es el tratamiento de los personajes. Es una historia basada en la especulación y el sense of wonder, y, casi inevitablemente, deja de lado la caracterización y evolución de los personajes. Tengo dos posibles explicaciones. La primera es que creo que el personaje principal de la novela es la Humanidad (así, con mayúsculas, rollo trascendente), y que las personas, a nivel individual, tienen poca relevancia en la trama y Cixin no se molesta en retratarlas con detalle. La otra es que gran parte de los personajes son chinos, y puede que yo note la diferencia cultural y no haya acabado de empatizar y por eso me quede con la sensación de que no están bien dibujados (a nivel anecdótico, todavía me cuesta un montón familiarizarme con los nombres de los personajes).

Es una saga que necesita una relectura para captar todos los detalles; tengo pensado esperar a que se publiquen las tres novelas traducidas al español y darme un atracón. Si no habéis leído las novelas anteriores en inglés ahora tenéis la oportunidad de leerlas en español gracias a la colección NOVA, en la que ya se ha publicado El problema de los tres cuerpos , con traducción de Javier Altayó.
Estoy contento porque para ayudar a pasar el mono del autor y el disgusto de haber acabado la saga, en noviembre van a aparecer un par de relatos suyos en la antología de ciencia ficción china traducida por Ken Liu, Invisible Planets, y en agosto la editorial Tor va a publicar la novela Ball Lightning, una de las novelas del 2017 que espero con más ganas .  Queda Cixin para rato, afortunadamente.

2 comentarios:

  1. Tengo un hype con El problema de los tres cuerpos que no se va a terminar por que cada reseña que veo de las siguientes partes veo que va a ser la bomba. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente, creo que es una saga que se va a convertir en un clásico. Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar