miércoles, 19 de octubre de 2016

Entrevista a Sofia Rhei

Hoy os presento una entrevista a Sofia Rhei, una escritora polifacética que escribe poesía, literatura infantil y juvenil y relatos de ciencia ficción, y cuya presencia en cualquier antología o colección de relatos es sinónimo de calidad. He leído varios de sus relatos (de hecho, es una de las autoras que más ha aparecido en el blog), y dado que hace poco que ha publicado su primera novela para adultos, Róndola, en este caso de fantasía, me parece el mejor momento para que podamos conocerla mejor. 

DoE: Gracias por responder a estas preguntas Sofia. Aunque tus relatos han aparecido con frecuencia en el blog a lo mejor hay algún lector que no te conoce. Cuéntanos quién es Sofía Rhei, por favor.
SR: Soy escritora todoterreno, con vocación imaginativa, experimental y especulativa. Empiezo muchos proyectos y consigo disciplinarme para acabar algunos de ellos. Me interesan los juegos, los esquemas, las maquinarias, las fronteras entre las artes y entre los géneros, y creo firmemente en todas las “propuestas para el próximo milenio” de Italo Calvino.


DoE: ¿Eres una lectora habitual de ciencia ficción o fantasía? Si es así, ¿tienes algún referente? ¿Que autores consideras que te han influenciado?
SR: Respecto a los temas, de adolescente leía mucho terror, y buscaba el lado oscuro de la fantasía y la poesía, sentir vértigo existencial, esas cosas. Pero con los años esa búsqueda de sensaciones extremas se ha ido convirtiendo en una curiosidad por las propuestas constructivas, por las ideas capaces de mejorar el mundo. Por eso ahora prefiero leer a Connie Willis, a Stefano Benni, a David Brin, a Esther Friesner, a Paul Magrs, a Joan Aiken, a David Safier, a Terry Pratchett... siento muchísima gratitud hacia los autores capaces de hacerme reír.
Respecto al estilo, creo que muchas cosas que escribo están alimentadas por la lectura de poesía, de teatro o de ensayo. El relato “Céfiro”, por ejemplo, que apareció en Presencia Humana, de Aristas Martínez, no sería así si no me hubiera pasado unos cuántos meses de mi vida obsesionada con Maurice Maeterlinck. 

DoE: Desconozco a muchos de los autores que citas, me apunto los deberes de buscar información sobre ellos.¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al dia? ¿Eres caótica o metódica?
SR: Dedico a escribir el tiempo que puedo, el que me permiten las demás obligaciones, como la lectura editorial, la preparación de talleres o proyectos, o hacer la compra y la comida y esas cosas. Llevo 14 años sin televisión, y procuro no empezar muchas series; afortunadamente solo me engancha la comedia y hay muy poca (eso es desafortunado). Si algún día no escribo al menos mil palabras estoy de mal humor, pero eso no quiere decir que siempre consiga escribir sobre lo que debería escribir. Tengo literalmente más de cien proyectos empezados. Es decir, que consigo hilar cierto método a partir de un montón de materiales caóticos que mi mente genera de manera constante.
Soy entrópica por naturaleza, pero me he decantado hacia una forma de expresión, como es el lenguaje, que obliga al orden, cosa que me ayuda mucho.

DoE: Aunque tienes experiencia publicando obras de literatura infantil y juvenil hace pocos días la editorial Minotauro ha publicado tu primera novela para adultos, Róndola. ¿Que encontrará el lector que se adentre en sus páginas?
SR: Siempre me ha gustado mucho la expresión “coser y cantar”, y mi intención ha sido que la lectura de este libro quedara descrita por esa formulación. Es un texto de entretenimiento amable, que busca la complicidad de las chicas y de aquellos chicos interesados en ponerse por un momento en el punto de vista de “las otras”. Como toda parodia, corre ciertos riesgos que pueden ser malentendidos. Recomiendo su lectura a aquellos que busquen un tipo de fantasía algo disparatado, a los que no les importe que algunas cosas sucedan únicamente como pretexto para el humor, y a los que disfruten con libros que no se tomen demasiado en serio a sí mismos.



DoE: Espero que las críticas y las ventas vayan muy bien. Supongo que debes estar liadísima con la promoción de la novela: firmas de libros, presentaciones,... ¿Como lo llevas?
SR: Bueno, rompe un poco el ritmo, pero no es para tanto. He tardado seis años en escribir el libro, y ahora tengo una sensación de responsabilidad hacia él. No tiene sentido hacer determinados esfuerzos de escritura si luego no estás dispuesta a moverte para que pueda llegar a los lectores.

DoE: He leído varios de tus relatos y todos los calificaría de ciencia ficción, en cambio para escribir tu primera novela has optado por la fantasía. ¿Hay alguna razón para utilizar un registro diferente para cada género o es casualidad?
SR: La ciencia ficción me parece el género más rico y lleno de posibilidades que existe. Es el que exige más del escritor y del lector. Para mi es todo un reto escribir relatos que siquiera se acerquen a todo lo que este género puede y debe ofrecer, y los trabajo cada vez más porque son muy importantes para mi, seguramente sea la labor de escritura de la que estoy más orgullosa.
Sin embargo, hasta hace poco no había tenido una idea que me viera capaz de desarrollar en formato largo.  

Y sí, supongo que cada género conlleva un tono, igual que dicen que si hablas bien un idioma extranjero eso hace que tu voz suene diferente al hacerlo. Aun diría más: quizá cada historia requiere su propio y particular tono, su dialecto modelado para la ocasión.

DoE: Ya que mencionas el tono y los dialectos casi todos tus relatos creo que tienen como principal motivo, aunque enfocado desde diversos ángulos, el lenguaje y sus posibles usos. ¿Estoy en lo cierto? ¿Es una situación planificada?
SR: Al principio no era intencionado, simplemente salían así. Pero desde que me di cuenta, cada vez que escribo un relato de ciencia ficción intento llevarlo en esa dirección para poder recopilarlos, algún día, en una colección con cierta coherencia.

DoE: Cuenta con un lector para esta futura colección. ¿Que formato prefieres para explicar tus historias para el público adulto, la narrativa breve o la novela? 

SR:Cada idea toma su propia forma. A veces dudo entre varios formatos, pero tras trabajar un poco en el texto ya me va quedando claro hacia que perfil de género tiene más sentido continuar.
Me gusta mucho leer relato y creo que a este género le exijo información, ideas y acción condensadas, mientras que en la novela busco personajes potentes, alguna reflexión sobre la naturaleza humana y cosas de esas.

DoE: Vamos a hablar de tus próximas publicaciones. En breve la editorial Nevsky va a publicar una antología que tiene muy buena pinta y en la que participas, Cuentos desde el otro lado. ¿Que nos puedes explicar de esta iniciativa?
SR: Así como los relatos de ciencia ficción los medito y los planifico bastante, los weird o de fantasía oscura me salen de una manera mucho más fluida, creo que es mi género natural, tan polimorfo y onírico. Sin embargo, no lo veo adecuado como vehículo para hablar de los temas de los que me suele apetecer hablar.
En este relato he intentado acercarme un poco, solo un poco, a lo que podría considerarse un proceso iniciático o de autodescubrimiento, y, en cierto modo, es como si todos los personajes que componen el cuento fueran la misma persona en diferentes momentos de su vida. Quizá eso sea lo mismo que sugerir que un mismo individuo, en momentos distintos de su vida, en realidad son personas diferentes.  


DoE: En la próxima edición de la revista supersonic, especial para la Eurocon, va a publicarse otro relato tuyo. ¿Nos cuentas algo sobre él?
SR: Empecé a escribirlo a partir de un hallazgo bibliográfico, de esos que se producen cuando tienes la cabeza en modo “tormenta de ideas” y los libros de ensayo se te abren de repente en las páginas adecuadas. Ya que se nos pedía que escribiéramos sobre Barcelona, y que yo tengo en marcha el proyecto metaliterario del que he hablado antes, me decidí a hablar sobre uno de los grandes escritores de géneros especulativos que ha dado esta ciudad. Es un relato sobre un Joan Perucho alternativo en una Barcelona alternativa, y el nombre del escritor se repite numerosas veces para grabárselo en la cabeza a los lectores de habla inglesa que no tengan la suerte de conocer su obra.

DoE: ¿Cuáles son los escritores a los que sigues habitualmente, tanto a nivel nacional como internacional? ¿Destacarías alguna novela en concreto de las que has leído últimamente?
SR: Me ha dejado muy impresionada “Crosstalk”, de Connie Willis; es un libro de una sutileza y elegancias ejemplares que toca temas dificilísimos de narrar. También se me quedó grabado “We are completely out of ourselves”, de Karen Joy Fowler. En españa sigo a Tamara Romero y a Laura Fernández, tengo muchísimas ganas de que esta última saque su nueva novela. Mi escritor nacional preferido a nivel de trayectoria, el que creo que ha alcanzado unas cotas más elevadas de arte y técnica, es José Carlos Somoza. 

DoE: Hace tiempo que no leo a Connie Willis, añado la novela a la lista de to-read. ¿Cómo ves el panorama editorial del género en España? ¿Que opinas de la aparición de tantas editoriales “pequeñas” que se atreven a publicar nuevos escritores?
SR: A pesar de que el sector del libro, en general, atraviesa un momento catastrófico, el lector español puede acceder a más cantidad y variedad de textos que nunca, tanto traducidos como originales. Y gran parte de esta diversidad la proporcionan editoriales pequeñas corriendo graves riesgos económicos. No sé durante cuanto tiempo va a seguir manteniéndose esta situación si se siguen comprando tan pocos libros, pero me temo que no mucho. 

DoE: ¿Cual es tu opinión sobre la iniciativa que han seguido muchos lectores durante este octubre de leer obras exclusivamente escritas por mujeres?
SR: Me parece bien que se desarrolle conciencia de que, en general, las voces femeninas suelen quedar relegadas por diferentes factores que se suman entre sí. No conozco a ninguna mujer que sienta rechazo a leer un libro con protagonista hombre, con narradores que cuentan vivencias muy específicas de la condición masculina, pero conozco a pocos hombres capaces de proyectarse en una protagonista con cierta complejidad, cualquier cosa que no sea un guerrero con pechos. Lo “femenino” les aburre, y esa forma quizá sutil de desprecio y de falta de empatía es lo contrario a lo que debería ser la lectura.

DoE: Hoy he descubierto que estás nominada para los premios de la European Science Fiction Society en la categoría literatura infantil. Te deseo mucha suerte. ¿Lo esperabas?
SR: En absoluto, las nominaciones y los premios siempre vienen por sorpresa y te alegran el día. Ojala esto sirviera para que algún libro infantil de ciencia ficción que nunca he conseguido vender (por friki) dejara de ser inédito.  

DoE: ¿Algún proyecto nuevo del que quieras hablarnos?
SR: Ahora mismo tengo la prioridad de cultivar el humor, independientemente del género que se añada a este. Estoy empezando una novela de política-ficción, y creo que en parte voy a utilizar este proyecto como excusa para leerme una pila de libros a los que tengo muchas ganas.

DoE: Y finalmente la pregunta del millón. ¿Que te parece que hayan dado el premio nobel de literatura a Bob Dylan? 
SR: Me parece que es una señal de que el Premio Nobel quiere promoción y aparición en medios. Y me temo que el hecho de que se lo hayan dado otra vez a un candidato de habla inglesa recorta las posibilidades de que lo reciba Ursula K. LeGuin, algo que a todos los frikis nos haría mucha ilusión.

DoE: Muchísimas gracias por tu tiempo Sofia. Te deseo muchos éxitos con Róndola y con todos los proyectos que empriendas.

2 comentarios:

  1. Muy interesante entrevista, como siempre. Solo he abordado a Sofia Rhei en infantil, que es el género que más toco, y algún relato que ha salido por ahí en alguna recopilación o revista. Espero leer más de ella, por que sus referencias humorísticas me gustan mucho. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el tema infantil, por edad, lo toco poco ;) . Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar