viernes, 14 de octubre de 2016

Entrevista a Javier Castañeda

Me apetece mucho ofreceros esta conversación con Javier Castañeda, ya que es a un autor al que sigo casi desde sus inicios como finalista y ganador del premio Alberto Magno y, relato a relato, he ido siguiendo su premiada trayectoria. Un escritor original y con muchas cosas que decir. Os dejo con la entrevista que tuvo la amabilidad de concederme.

DoE: Gracias por responder a estas preguntas Javier. Aunque tus relatos han aparecido diversas veces por el blog puede que alguno de los lectores no te conozca. Cuéntanos quién es el escritor Javier Castañeda, por favor.

JC: Pues soy un profesor de secundaria de filosofía que siempre le ha gustado leer, sobre todo cosas de ciencia y que un buen día decidió ponerse a escribir. Empecé con guiones de cine porque era lo que más se ajustaba a mi forma de narrar (o porque me daba miedo escribir literatura). Pero en vista de que no era posible hacer que los guiones tuviesen una mínima oportunidad de convertirse en algo, hace unos siete años me lancé a escribir una novela. Así a pelo. Me costó encontrar el tono, sobre todo al principio, pero una vez lo hice fue rodado. Pero cuando quise colocarla me encontré con el mismo obstáculo. ¿a quién vendo yo una novela de ciencia ficción si soy un desconocido? Así que ahí decidí empezar a escribir relatos. Quedé finalista del Alberto Magno, lo gané al año siguiente y ahí estoy, luchando por abrirme paso en este complicado mundo editorial.

DoE: Ya sabía que la escritura no es tu principal actividad profesional, y que además perteneces al sufrido gremio de los enseñantes. ¿Tus alumnos conocen tu faceta de escritor?

JC: Al principio me daba mucha vergüenza decirlo y lo ocultaba. Hasta que un amigo también profesor y divulgador de ciencia me dijo que lo que hacemos es guay y que hay que difundirlo. Lo pensé y ahora no solo se lo digo, sino que además les obligo a leer toda mi obra (Es broma). Lo que sí es cierto que intento que mis alumnos lean ciencia ficción porque es uno de los mejores vehículos para trasmitir ideas filosóficas. Así que suelo incluir alguna lectura mía como posible entre otras: Greg Egan o Horror Vacui y muchos sorprendentemente eligen la mía ;) .

DoE: Greg Egan en el instituto...casi casi como en mis tiempos. Tendré que venir a trabajar a tu centro.¿Eres un lector habitual de ciencia ficción o fantasía? Si es así, ¿tienes algún referente? ¿Que autores consideras que te han influenciado?

JC: Más de ciencia ficción que de fantasía, por lo menos que de fantasía épica de la que me declaro un inculto. Si tuviese que nombrar un par de referentes para mí, uno sería sin duda Borges. Toda lo que he publicado hasta ahora lleva algo suyo, el más claro ejemplo se encuentra en “El traductor de dios”: la cábala (tema querido por él), las letras hebreas como el lenguaje de dios, el giro final respecto a la literatura como única salida del mundo… Sin duda es un autor fetiche para mí. Otro sería Alan Moore. Creo que con él aprendí no solo a dar importancia al contenido si no a la forma. ¿Alguien se ha dado cuenta de que la estructura de Horror Vacui está basada en los anexos que se encuentran en Watchmen al final de cada capítulo? Me encanta como se completaba la historia con esos apéndices. Pero Moore juega con la forma en muchas otras obras, sobre todo en la Cosa del Pantano, una etapa menos conocida de él pero muy recomendable. Por último otro autor fetiche es J. G. Ballard. Veo menos influencia de él en mí, ya me gustaría escribir la mitad de bien que él, pero sus obsesiones y su prosa es algo que todavía me hace sentir pequeño.

DoE: ¿Cuánto tiempo dedicas a escribir al dia? ¿Eres caótico o metódico?

JC: Pues el caos se ha impuesto al método. Hace años, antes de tener una niña, sí escribía todos los días. Ahora escribo cuando puedo. No es que sea caótico, pero es imposible tener una disciplina con una vida familiar de por medio. Por lo menos lo es para mí. Así que voy aprovechando los huecos que veo, cuando todo el mundo se ha ido a dormir, despertarme pronto… Y el tiempo que dedico también me lo impongo dependiendo de si tengo fecha de entrega o no. Si la hay, robo un poco más de tiempo a mi familia (mi mujer Susana es muy comprensiva). Esa es la razón de que me vengan muy bien los concursos, porque me obligan a escribir.

DoE: Sé de lo que me hablas... Tu “especialidad” es la narrativa breve, entre el cuento largo y la novela corta.  Hay alguna razón en especial para haber escogido este formato?

JC: Ya he señalado que empecé con una novela (370 páginas ni más ni menos) y que escribir relatos fue casi por necesidad editorial. Pero ahora me encuentro muy cómodo en las novelas cortas. Creo que es un formato perfecto. Da tiempo a desarrollar bien una trama, personajes y es lo suficientemente corta para no tener necesidad de meter paja. O sea que seguro seguiré escribiendo novela corta. Y como comentaba Ken Liu en Salamanca, también el relato te permite experimentos narrativos y temáticos que en novela no serían posibles.

DoE: ¿Tienes pensado escribir alguna obra más extensa?

JC: Sí, no solo tengo una escrita (¿lo he dicho ya?, no vaya a ser que haya un editor leyéndome y no se entere, una novela de ciencia ficción donde el worldbulding y los personajes son lo principal), si no que estoy escribiendo ahora otra, una fantasía urbana en Barcelona en la que un mortal se enfrenta al diablo por su alma en un duelo de astucia. Veremos cuando seré capaz de terminarla.

DoE: Suena bien. De momento tu trayectoria es envidiable: diversos premios y menciones, participación en antologías de éxito… ¿Como lo llevas? ¿Te lo esperabas cuando empezaste a escribir?

JC: Mentiría si dijese que no me lo esperaba para nada. Hasta cierto punto soy consciente de que escribía bien y que tenía unos buenos textos, pero entraban en juego tantos factores que no tenía en cuenta, que más bien era un insensato por pensar que eso era suficiente para ganar y llegar al reconocimiento. Ahora que sé un poco más cómo funcionan los concursos, creo que ya no espero tanto y me sorprende ser finalista mucho más que antes. Llegar a ser finalista de un premio es lo más meritorio. Ganar o no, depende de muchos factores como que el jurado, que tiene unos gustos determinados, sintonice con tu obra, algo de suerte, con quién compites… La idea de que hay una obra mejor que otra de manera absoluta es un error en el que yo caía. Ahora sé que hay unas obras mejores que otras dependiendo para quién.

DoE: Tu novela breve “Horror Vacui” ha sido publicada por la editorial Apache. ¿Que se siente al tener entre las manos tu primera novela publicada? ¿Que tal han ido las críticas? ¿Y las ventas?

JC: Participar en una antología no es lo mismo que publicar en solitario. Sin duda es muy gratificante ver tu nombre en la portada, algo que has escrito tú, con un portadón como el de Edu Quiza como umbral de entrada… La verdad es que te sientes muy bien, sobre todo por que se reconozca tu trabajo. Las críticas han ido bastante bien. Tenía un poco de miedo porque Horror Vacui es tal vez la novela de corte más clásico (si el cyberpunk se puede considerar clásico) de las que tengo. Pero eso creo que ha ayudado a conectar más con el lector Se le ofrece lugares comunes dentro de la ciencia ficción donde se puede encontrar más cómodo. Aunque después, las reflexiones filosóficas, la estructura fragmentada… le exigirá un pequeño esfuerzo para poder disfrutar a fondo de ella. Y han dicho cosas muy buenas sobre ella, incluso que mi estilo recordaba a Philip K. Dick. Eso ya son palabras mayores.

DoE: Permíteme que te diga que tus relatos no son fáciles. Acostumbran a tener varias lecturas y giros en la trama que descolocan un poco. Lo considero un riesgo, pero proporciona originalidad a tu obra. ¿Lo planeas así desde un principio?

JC: Sí. La mayoría de mis relatos nacen de la necesidad de trasmitir una idea filosófica (o varias). Después intento siempre incluir varias capas de lectura y entre ellas una más superficial. En eso me ayuda mi formación cinematográfica. Intento que todos mis relatos tengan estructura de cine, con sus puntos de giro y su acción claramente expuesta, para que aquel que busque entretenimiento pueda también encontrarlo. Horror Vacui es un thriller tecnológico, “El traductor de dios” creo que tiene una historia de terror (por lo menos así nació) que puede enganchar a lectores de este género. No hablemos ya de “El abismo mecánico” que deja mal cuerpo. Pero debajo de esa lectura digamos más superficial (no lo digo de manera despectiva si no porque es la historia que lleva el peso de la acción), se encuentran lecturas más profundas donde abordo problemas filosóficos de gran calado. Y sí, creo que esto es marca de la casa, y alguien acostumbrado a narrativa más convencional le puede chocar. Pero me gusta sacar al lector de su zona de confort. Eso es lo que hace la filosofía y ahí es dónde comienza la reflexión. O sea que seguiré ofreciendo historias de este tipo, aunque también me planteo otras más comerciales (que no carentes de originalidad).

DoE: Tu relato “Jinetes de la tormenta” ha recibido una mención del jurado del premio UPC. ¿Nos puedes contar un poco el argumento de la novela? ¿La podremos leer pronto?

JC: “Jinetes de la tormenta” es el relato que más me gusta de los que he escrito hasta ahora. Contiene una temática que se ha abordado muy poco, por no decir nada en la ciencia ficción (y en la literatura en general), que es: ¿Cómo es posible la comunicación? ¿Cuál es el significado de una palabra? Sí, hay ciencia ficción lingüística que explora algunos de estos conceptos. Tenemos Empotrados de Ian Watson, La Ciudad Embajada de China Mieville que toca este aspecto o La historia de tu Vida de Ted Chiang, por citar algunos. Pero todos ellos se basan en la hipótesis de Sapir-Whorf, que el lenguaje determina una concepción del mundo diferente. En este caso yo abordo la hipótesis contraria: el lenguaje nos proporciona un mundo común. ¿Cómo es eso posible? Pues lo explico a través de la historia de amistad de una niña Nepalí que contacta con un extraterrestre a través de una antena cósmica. La novela narra el intento de comunicación, de cómo, sin que el alien sepa nada de la Tierra, puede explicarle palabras terráqueas. Y por si esto era poco, al mismo tiempo la niña intenta traducir a palabras occidentales conceptos budistas. Así que es un doble salto mortal, pero creo que me ha quedado bastante redonda. Eso sí, voy a exigir del lector que ponga mucho de su parte, pues no solo la cultura extraterrestre es extraña, también la nepalí. Y veremos cuando la publico. Quiero que esté perfecta antes de hacerlo porque la tengo mucho cariño.

DoE: Me lo apunto.También participas en la antología Sucesos extraños de la editorial Apache con el relato "Nora a través del monitor". Explícanos un poco en que consiste este proyecto y de qué va el relato. ¿Hay que haber visto la serie para poder disfrutar de la antología?

JC: No, no hay que haber visto la serie. Está inspirada en la época, al igual que la serie está inspirada en las pelis de los 80, pero ahí acaba todo. De hecho las historias de Sucesos extraños suceden en España. Mi relato es de terror, con varias referencias ochenteras. Es un homenaje al Spectrum, del que era un viciado, y más en concreto a las aventuras gráficas. Cualquiera que tuviese un ordenador en aquella época lo va a disfrutar. Y por supuesto los amantes del terror.

DoE: ¿Algún proyecto nuevo del que quieras hablarnos?

JC: Pues la verdad que estoy embarcado en varios. Desde un guión cinematográfico de ciencia ficción (que veremos dónde llega), un cómic, un relato para una nueva editorial que espero dé mucho que hablar hasta… bueno el otro me lo guardo hasta que sea algo más concreto, no querría gafarlo antes de empezar.

DoE: Vamos a ver si conseguimos crear polémica. Mójate, Javier. ¿Cuáles son los escritores a los que sigues habitualmente, tanto a nivel nacional como internacional? ¿Destacarías alguna novela en concreto de las que has leído últimamente? 

JC: De los actuales destacaría a Ken Liu, Ted Chiang (que desgraciadamente se prodiga poquísimo) y a Greg Egan que aunque hace esfuerzos infinitos por perder lectores, siempre hay que estar atento a sus aportaciones. También soy seguidor incondicional en cómic de Miguel Ángel Martín, cuya obra también ha sido de inspiración para mí. Y una novela que me gustó mucho es The First Fifteen Lives of Harry August de Claire North y en castellano La mirada extraña de Felicidad Martínez me sorprendió gratamente. El tema alienígena me gustó mucho. Y también voy a romper una lanza a favor de la novela gráfica y ahí Superman: Secret Identity de Busiek que leí hace poco me pareció una auténtica obra maestra.

DoE: ¿Cómo ves el panorama editorial del género en España? ¿Qué opinas de la aparición de tantas editoriales “pequeñas” que se atreven a publicar nuevos escritores?

JC: Con el panorama editorial español soy pesimista en general y muy pesimista en cuanto a ciencia ficción de autores españoles. Es un género que en España es minoritario y fuera del famdom no me parece que tenga muchos seguidores. Y si encima eres español, pues nos quedamos para eso, editoriales pequeñas. Y no me quejo, porque cuando durante la crisis quebraron Ajec, ngcFicción y otras recortaron sus publicaciones de españoles al mínimo como Bibliópolis el panorama era apocalíptico. Ahora por lo menos podemos publicar, en microtiradas, pero hay algo de luz. ¿Quién sabe? Tal vez un día llegue el Crepúsculo, el Walking Dead o el Juego de Tronos de la ciencia ficción y de repente se ponga de moda el género y podamos salir de este pequeño gueto en el que estamos. Mientras tanto seguiremos intentando que nos quiten la etiqueta de literatura menor.

DoE: Si quieres añadir algo más...

JC: Que ha sido un placer charlar contigo y poder compartir mis inquietudes con los lectores. Necesitamos más iniciativas como la tuya para dar a conocer el género y que los lectores le pierdan el miedo. Muchas gracias.

DoE: Muchas gracias a ti, Javier. Te deseo muchísima suerte con tus nuevos proyectos.

2 comentarios:

  1. Hola :) Ahora mismo me quedo intrigado y con ganas de leerle, por que era completamente desconocido para mi. Horror Vacui se sube a la lista, ademas con lo que me gusta el cyberpunk no me la puedo quitar de la cabeza. Me ha resultado muy interesante, su mirada de experimentar con los relatos y de inculcar valores en su faceta docente a través de la ciencia ficción y fantasía, ojalá más profesores así en el mundo. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un autor muy interesante, si tienes oportunidad de echar un vistazo a su obra, no lo dudes.

      Eliminar